El alemán Andre Greipel encabezó un pelotón de fuga para ganar el miércoles la cuarta etapa del Tour de Francia, en la que varios ciclistas se vieron involucrados en un choque, entre ellos el campeón mundial Mark Cavendish.

El suizo Fabian Cancellara alcanzó a evadir el choque en el tramo final de la ruta y conservó la camiseta amarilla por quinto día, después de la etapa de 214,5 kilómetros bordeando el Canal de la Mancha desde Abbeville hasta Rouen.

A menos de tres kilómetros de la meta, Cavendish se vio involucrado en el accidente. El británico se subió de nuevo a su bicicleta y cruzó la meta con ciertos problemas.

Greipel se escapó del pelotón de sprinters y superó por una fracción de segundo al italiano Alessandro Petacchi y al holandés Tom Veelers. El germano cronometró 5 horas, 18 minutos, 32 segundos.

"Esto es lo que queríamos. Es una gran victoria", comentó Greipel, quien aseguró que no le prestó mucha atención al choque.

"Escuché algo detrás mío... pero a 60 kilómetros por hora, no te preocupas por lo que sucede detrás", agregó el ciclista del equipo Lotto-Belisol en una entrevista con el canal France-2. "Es una victoria muy emotiva para mí. No vi el choque, por supuesto que es parte de la carrera, pero nunca es agradable ver esas imágenes".

Cancellara ganó el prólogo que puso en marcha la carrera y ha tenido la camiseta amarilla desde entonces. El suizo tiene siete segundos de ventaja sobre el británico Bradley Wigginsk, mientras que el campeón defensor Cadel Evans marcha séptimo, a 17 segundos.

La quinta etapa del jueves es una recorrido mayormente plano de 196,5 kilómetros desde Rouen hasta Saint-Quentin, al norte de París.