El gobierno boliviano exigió que los dueños de AeroSur también capitalicen la compañía para autorizar la reanudación de sus operaciones, una exigencia adicional que representa el tercer rechazo al plan de un empresario interesado en invertir en la endeudada aerolínea.

"AeroSur SA no quiere pagar (sus deudas con el estado) y quiere aprovecharse. Nosotros velando por los trabajadores hemos decidido que mientras la dirigencia de la empresa no presente un plan de inversión, no podrá volar", dijo el ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez, en rueda de prensa el miércoles.

El estadounidense William Petty, que se comprometió a invertir 15 millones de dólares para que AeroSur vuele, presentó por tercera vez hace dos días un plan de salvataje y por la mañana lo complementó.

Según Sánchez, el plan solo contempla la inversión de Petty y ninguna por parte de AeroSur, a cuyos actuales accionistas se les acusará del delito de "quiebra fraudulenta".

"Esto es inaceptable porque la empresa que es la que debe al estado no aporta ningún peso... nosotros queremos que se obligue a la empresa a que pueda poner capital para pagar estas deudas", añadió.

El ministro no especificó cuanto deberían aportar los actuales propietarios de la aerolínea para permitir el restablecimiento de los vuelos que están paralizados desde mediados de mayo, cuando fue

Ningún funcionario de AeroSur estuvo disponible cuando AP llamó en busca de comentarios sobre las nuevas exigencias del gobierno.

El representante de los 1200 trabajadores de AeroSur, Gonzalo Urquidi, dijo a la AP que "esto es dilatar y alargar el sufrimiento de los trabajadores".

"Es darnos vueltas siempre le encuentran algo ahora vamos a ir a un ampliado para decidir que vamos hacer. Esto no nos beneficia", aseguró.

La aerolínea privada tiene deudas de más de 100 millones de dólares. El gobierno asegura que es por una mal manejo por parte del ex presidente de AeroSur Humberto Roca.