El secretario de Estado francés de Agroalimentación, Guillaume Garot, expresó hoy su voluntad de "sensibilizar" al embajador estadounidense en París ante la prohibición del "foie gras" en California, y anunció que el diplomático ha sido convocado a una reunión para analizarlo.

Garot "ha sensibilizado desde hoy mismo al embajador de Estados Unidos en Francia", Charles H. Rivkin, informó el Ministerio francés de Agricultura en un comunicado, en el que agregó que se le ha convocado a una reunión "en los próximos días" para analizar tanto el asunto del "foie gras" como "otros ámbitos agroalimentarios franceses",

"El 'foie gras' es un producto de marca para las exportaciones agroalimentarias" francesas, agregó la nota ministerial, redactada después de que el secretario de Estado se reuniera con representantes del gremio de productores, a quienes les trasladó su apoyo.

Además, el Gobierno galo examinará los aspectos jurídicos de la prohibición en California de la venta del célebre "hígado graso", un producto gastronómico muy apreciado y típico del sudoeste francés, que se votó en 2004 y entró en vigor el pasado domingo.

Aprobada durante la época del actor de origen austríaco Arnold Schwarzenegger como gobernador de ese estado de EEUU, el veto llegó tras una larga batalla jurídica de las asociaciones de las asociaciones de defensa de los animales, que critican la forma en que las aves son criadas, enjauladas y cebadas para hipertrofiarles el hígado antes de ser sacrificadas para comercializar su preciado "foie gras".

Al final de la cría, semanas después de llegar a la granja, se introduce un tubo metálico en el esófago del animal, hacinado junto a sus semejantes, por el que desliza comida a presión hasta que en pocos días el hígado pasa de 100 a 600 gramos, en el caso de los patos.

Los infractores californianos de esta prohibición se enfrentan a una multa de 1.000 dólares (unos 800 euros) diarios.

El controvertido "foie gras" fue declarado el plato más emblemático de la cocina francesa por el 48 por ciento de los entrevistados en una encuesta que elaboró el año pasado el Ministerio galo de Economía galo.

Se trata de un producto rentable y fácil de transportar que se comercializa en conserva y cuya producción en Francia en 2010 ascendió a las 19.450 toneladas, según los productores.

Los principales grupos dedicados a ese negocio, típico del sudoeste de Francia y cuyo mercado representa unos 1.500 millones de euros al año (2.000 millones de dólares), son Euralis Gastronomie, Delpeyrat y Labeyrie, empresas que hacen buena parte de su negocio durante las festividades navideñas.

Las exportaciones francesas de ese producto representaron en 2010 unos 47,6 millones de euros (65 millones de dólares).