Una exposición de 90 imágenes que se inaugura hoy en Quito captura el trabajo de 34 fotoperiodistas ecuatorianos en una muestra que refleja parte de la historia, la cotidianeidad y la sociedad del país andino.

Una diminuta rana sobre una hoja, un avión que se salió de la pista, un atleta de salto que parece que vuela o unos indígenas hostigando a un militar son algunas de las imágenes que aparecen en esta muestra, que se exhibirá durante un mes en el Centro Cultural Metropolitano de Quito.

Rolando Enríquez, uno de los organizadores, señaló a Efe que como fotógrafos están expuestos a hacer todo tipo de imágenes, desde temas de cultura y moda, hasta manifestaciones o levantamientos policiales, como el que hubo en septiembre de 2010 en el país.

"Esa es la esencia del fotógrafo de prensa, que está dispuesto a cubrir cualquier ámbito, pero en base de eso transmitir a la ciudadanía un mensaje. La imagen es el testimonio de la historia", resaltó Enríquez.

Esta es la segunda muestra que organiza la Sociedad de Cronistas Gráficos de Ecuador, que el año pasado presentó fotografías de la revuelta de 2010, en la que el presidente del país, Rafael Correa, quedó retenido gran parte de la jornada en un hospital.

Mario Eras, otro de los organizadores, subrayó que ser fotógrafo es un profesión "vocacional", porque implica "riesgo, alejarse de la familia y estar en uno y otro lugar, sin importar si estás en terno (traje), en una quebrada o estar corriendo riesgos que mucha gente ni se lo imagina".

Precisamente el pasado domingo dos desconocidos mataron al fotoperiodista freelance Byron Baldeón en la puerta de su casa en El Triunfo, a 61 kilómetros de la ciudad costera de Guayaquil.

Baldeón, de 31 años, debía declarar ante la Fiscalía por una fotografía que realizó sobre el robo de un contenedor de televisores, un caso por el cual en mayo fueron capturados tres policías y dos civiles, según la organización no gubernamental Fundamedios.

Eras explicó hoy que la muestra que se abre en Quito consiste en fotografías de los últimos diez años de diversas materias, incluidas festividades o la justicia indígena.

En su opinión, lo más difícil para hacer una buena fotografía "es encontrar el momento en sí, el más preciso", porque la imagen tiene que enseñar una "información que sea indispensable y que la persona que lo mire no necesite leer un texto".

Enríquez resaltó que la muestra apenas incluye imágenes de política, porque prefirieron centrarse en el día a día de las personas.

"La historia no es solamente la política, la historia es todo, el momento que das un paso, que la gente se levanta, que hace deporte, que hace una actividad de lo cotidiano, ya es un momento histórico para nuestro pueblo", destacó.

Luis Chandi, otro de los fotógrafos organizadores, aseguró que el público encontrará en la muestra "momentos muy especiales que se han podido captar en esta trayectoria de los últimos diez años".

Enríquez relató que decidieron incluir fotografías de ese período porque quiere ser una muestra del siglo XXI y porque es más económico, ya que "desempolvar desde antes del 2000 es volver al negativo".

El coordinador del área de exposiciones y programas culturales del Centro Cultural Metropolitano, Francisco Morales, resaltó el "entusiasmo" de los fotógrafos para exponer su trabajo, que les coloca al otro lado del objetivo, "porque por lo general ellos captan la imagen y están fuera de foco y ahora están en el foco".

Morales dijo que en la selección se quedaron muchas fotografías fuera, por lo que la idea sería "realizar exposiciones periódicas" que muestren de vez en cuando las imágenes "más representativas" de los fotoperiodistas de Ecuador.

En este mismo sentido se expresó Enríquez, quien dijo que el objetivo es "institucionalizar" este tipo de muestras, aunque cada una podría versar sobre asuntos diferentes, como deporte, cultura o temas sociales.

"Vamos a seguir buscando cada día mejores tomas para hacerle vivir a la gente momentos históricos", sentenció Enríquez.