El primer ministro libio, Abderrahim Al Kip, dijo hoy que "confía" en que Mauritania extradite a Libia a Abdalá Senusi, último jefe de espionaje del depuesto régimen de Muamar el Gadafi.

En unas declaraciones a la prensa tras su reunión con el presidente Mauritano, Mohamed uld Abdel Aziz, Al Kip subrayó que "confía en que Senusi sea extraditado a Libia para beneficiarse de un juicio justo que respete la dignidad humana".

Asimismo, el primer ministro libio, que llegó hoy a Nuakchot en una vista sorpresa junto al titular de Justicia de su gobierno, Ali Hmeida Achur, afirmó que "el asunto está en buenas manos, pero hay formalidades que se deben seguir".

Además, Al Kip, que abandonará Mauritana hoy mismo, agregó que "queremos abrir una nueva página" entre los dos países y desarrollar "una relaciones dignas".

Senusi fue arrestado el pasado 17 de marzo en el aeropuerto de Nuakchot, procedente de Casablanca, y llevaba en su poder un pasaporte falsificado de Mali.

El 21 de mayo, un tribunal mauritano aceptó los cargos de "falsificación de documentos y entrada ilegal en el país", por los que previsiblemente será juzgado.

Por otro lado, el pasado lunes, el presidente mauritano recibió una llamada del jefe de Estado libio, Mustafa Abdeljalil, que también fue interpretada como una nueva demanda para extraditar a Senusi a su país.

El régimen de Abdel Aziz mantenía unas buenas relaciones con el régimen depuesto en Libia, pero no está claro cuánto podrá resistirse ahora el Gobierno de Nuakchot a las crecientes presiones de Libia para la entrega de Snusi, que se expone en su país a una severa pena por crímenes contra la humanidad.