El Gobierno argentino exigirá a los principales 20 bancos privados del país que brinden líneas de créditos a empresas para inversión y producción bajo condiciones establecidas por el Banco Central, anunció hoy la presidenta, Cristina Fernández.

Las mayores entidades tendrán que ofrecer líneas para inversión y producción de bienes y servicios "con condiciones accesibles, una tasa de interés fija y un plazo mínimo de tres años", indicó la jefa de Estado durante un acto en la sede del Gobierno.

La nueva disposición será establecida este jueves por el Banco Central de Argentina, a partir de las facultades que incorporó la autoridad monetaria con la reforma de su carta orgánica, aprobada por el Parlamento en marzo pasado.

Fernández pidió a los bancos privados que para promover estos créditos "dediquen la misma publicidad" que emplean para difundir sus líneas destinadas al consumo.

"Necesitamos que los banqueros privados les tengan confianza a los empresarios y les presten (dinero). Siempre se trabaja con el crédito. Por eso, necesitamos que no sólo preste la banca pública. Y tenemos un sistema financiero solvente, muy líquido", sostuvo la mandataria en momentos en que la economía local muestra signos de desaceleración.

De acuerdo al ránking de entidades financieras del Banco Central argentino, entre los veinte principales bancos por volumen de depósitos están, luego del estatal Banco Nación, el también estatal Banco de la Provincia de Buenos Aires, la filial local del grupo español Santander, el argentino Banco Galicia y el Banco Francés, que integra el grupo español BBVA.

En este grupo también están otras entidades de capitales extranjeros, como el británico HSBC, el estadounidense Citibank, el sudafricano Standard Bank y el brasileño Itaú.

"Vamos a pedir que 20 bancos hagan en un año lo que en cuatro años hizo un banco de todos los argentinos para ayudar a sostener la inversión y producir trabajo", dijo Fernández en alusión al Banco Nación.

Según la presidenta argentina, "los bancos privados prestan mucho menos dinero a los empresarios que el Estado", que a través del Banco Nación, postuló, "desembolsa cada semana en créditos a compañías unos 1.030 millones de pesos (226,8 millones de dólares)".

"Que no me vengan con el cuento de que nadie va a pedir crédito", apuntó Fernández durante el acto, en el que también alertó sobre la situación de la economía mundial.

"Esta locura del anarcocapitalismo está deshaciendo el mundo y los grandes líderes internacionales deben tomar conciencia y controlar los paraísos fiscales porque están creando un infierno en el resto del mundo", opinó.