Un día después de dimitir como consejero delegado del banco Barclays, Bob Diamond comparece hoy ante un comité parlamentario para responder a preguntas de los diputados sobre la manipulación de los tipos de interés interbancarios.

Diamond, que renunció ayer con efecto inmediato a raíz de este creciente escándalo, será interpelado a partir de las 13.00 GMT por el Comité del Tesoro de la Cámara de los Comunes.

Además del consejero delegado, también dimitieron esta semana el presidente de la entidad británica, Marcus Agius, y el director de operaciones de Barclays, Jerry del Missier.

Los directivos renunciaron tras revelarse que los organismos reguladores del Reino Unido y EE. UU. multaron a la institución bancaria con 290 millones de libras (363 millones de euros) por manipular el Libor -el tipo de interés interbancario fijado diariamente en Londres- y su equivalente europeo, el Euribor, entre 2005 y 2009.

Ante este escándalo, el primer ministro británico, David Cameron, ha anunciado una investigación parlamentaria del sector bancario.

Al dar a conocer su dimisión, Diamond admitió que tomó la decisión por las fuertes presiones recibidas y que amenazan con perjudicar la reputación de la institución bancaria.

Según Cameron, una comisión multipartita dirigida por el conservador Andrew Tyrie examinará la conducta de la banca, con potestad para interrogar a testigos bajo juramento.

Paralelamente, el Gobierno ha encargado una revisión más técnica del sistema cómo se calcula el Libor con vistas a legislar para evitar futuros abusos del sistema.

Otros bancos británicos están siendo investigados por ese caso de manipulación de las tasas, entre ellos el parcialmente nacionalizado Royal Bank of Scotland (RBS), propiedad del Estado en un 84 %.