La incógnita sobre el futuro del base Deron Williams llegó a su final después que el jugador decidió continuar con los Nets de Brooklyn y rechazó la oferta que también tenía para irse con los Mavericks de Dallas.

El propio jugador, esta noche, confirmó su decisión al enviar un mensaje a través de Twitter en el que admitía haber hecho la decisión más difícil de su vida.

"Hoy me tocó hacer una decisión muy difícil..." y lo acompañó con el nuevo logotipo del equipo de Brooklyn, hasta el año pasado los Nets de Nueva Jersey.

Los medios de comunicación neoyorquinos también confirmaron que el acuerdo alcanzado por Williams y los Nets que será por cinco años y 98 millones de dólares.

La continuidad de Williams permitirá a lo Nets centrarse en el próximo gran fichaje que sería conseguir el traspaso del pívot Dwight Howard, de los Magic de Orlando, que ya ha manifestado también su deseo de llegar al equipo de Broklyn y más ahora que ya tendrá de compañero a su gran amigo.

Williams, de 28 años, tenía también la oferta de los Mavericks, el equipo de su ciudad adoptiva que lo máximo que le podía ofrecer era 75 millones de dólares por cuatro temporadas, de acuerdo al nuevo convenio colectivo.

Los Nets no sólo le han ofrecido a Williams el mejor contrato que podía recibir sino que además también le han asegurado que le podrán para la próxima temporada las piezas que necesitan de cara a luchar por el título de liga.

Tanto el gerente general de los Nets, Billy King, como su asistente Bobby Marks han trabajado duro desde que concluyó la temporada regular y consiguieron la continuidad del alero Gerald Wallace y lograron el traspaso del escolta Joe Johnson de los Hawks de Atlanta.

Además ya llegaron a un acuerdo verbal con el alero bosnio Mirza Teletovic y la llegada de ala-pívot Reggie Evans en firma y traspaso con Los Ángeles Clippers.

Todos estos acuerdos no se podrán cerrar hasta el próximo 11 de julio cuando se puedan hacer el anuncio oficial.

El próximo objetivo de los Nets será conseguir que el pívot cubano americano Brook López, si no entra en un traspaso por Howard, pueda seguir con el equipo.

Los Nets han vendido a Williams la idea que será la cara de la franquicia para la nueva sede que han elegido al dejar East Rutherfor (New Jersey) e irse al nuevo estadio Barclays Center, que ha costado más de 1.000 millones de dólares.

Williams dijo que le gustaba vivir en Manhattan con su familia y que también se sentía satisfecho con las oportunidades comerciales y de mercadotecnia que existen en Nueva York.

Otro factor que hizo más fácil su elección de seguir con los Nets ha sido la buena relación que mantiene con King y el entrenador de los Nets, Avery Johnson.

Los Mavericks, que deseaban conseguir a Williams, fueron notificados esta misma noche por su agente Jeff Schwartz de la decisión que había tomado.

Por su parte, los Mavericks no quisieron hacer ningún comentario al respecto.

Williams, que fue traspasado por los Jazz de Utah el 23 de febrero del 2011, la pasada temporada consiguió unos promedios de 21 puntos y 8,7 asistencias en 55 partidos que disputó.

La continuidad de Williamscon los Nets también cierra la puerta al veterano Jason Kidd en su intención de volver al equipo con el que ya había jugado.

Mientras que los Mavericks podrían comenzar a trabajar la opción de conseguir la vuelta del veterano base canadiense Steve Nash, que no quiere seguir con los Suns de Phoenix y es un gran amigo del alero alemán Dirk Nowitzi.

Sin embargo, Nash también tiene abiertas las puertas a las ofertas que ha recibido de los Raptors de Toronto, Heat de Miami y los Knicks de Nueva York, entre otros equipos.

Nash no ha decidido todavía cual será su último destino como profesional, pero a sus 37 años ya ha manifestado que la opción menos probable será la de continuar con los Suns de Phoenix.