La comisión de Asuntos Exteriores del Senado paraguayo propondrá el retiro del embajador de este país ante Venezuela, así como la salida de los agregados militares venezolanos que se encuentran en Asunción, informó hoy a Efe una fuente oficial.

Ese planteamiento se realiza en medio de la polémica generada por la presunta injerencia del canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, en momentos en que el destituido presidente paraguayo, Fernando Lugo, era sometido a juicio político, el 22 de junio pasado.

La comisión de Relaciones Exteriores tiene previsto plantear el retiro del embajador ante Venezuela, Augusto Ocampos, y de los agregados militares en la sesión semanal del pleno del Senado, que se celebrará el jueves, confirmó un portavoz de la Cámara alta.

"Podría ser incluido como un proyecto de resolución o declaración y serviría para instar al Poder Ejecutivo a aplicar esas medidas. Son más bien para sentar postura en el Senado y no son resoluciones vinculantes", explicó la fuente.

El anuncio se realiza un día después de que el Gobierno, encabezado por Federico Franco, exvicepresidente de Lugo, difundiera vídeos que supuestamente prueban la injerencia de Venezuela en la crisis paraguaya.

La ministra de Defensa, María Liz García, tuvo a su cargo la entrega de esos vídeos en una rueda de prensa en sede de Gobierno durante la que expresó que estos materiales demuestran su denuncia de días pasados de que hubo una "arenga" de Maduro, y el embajador ecuatoriano, Julio Prado, a los altos mandos militares del país para asegurar su lealtad a Lugo.

El exobispo fue destituido el 22 de junio por el Legislativo y ese mismo día se encontraba en el país una misión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), entre ellos el de Venezuela, que intentó mediar en la crisis.

La crisis política en Paraguay motivó el 24 de junio pasado la decisión del gobernante Venezolano, Hugo Chávez, de retirar a su embajador en Asunción, medida similar a la que adoptaron otros países de la región.

Paraguay ha sido, además, suspendido del Mercosur y la Unasur hasta las próximas elecciones, previstas en abril de 2013.