El presidente de la región peruana de Cajamarca, Gregorio Santos, acusó hoy al Gobierno de haber manejado "con irresponsabilidad" el conflicto antiminero y manifestó sus sospechas de que hubo algo "premeditado" en los enfrentamientos del martes en los que tres personas murieron en su localidad

"Es un manejo (que se hace) totalmente irresponsable de este conflicto desde el principio", declaró Santos, líder de las protestas en Cajamarca, a la cadena de televisión local ATV.

Santos señaló que en los enfrentamientos entre manifestantes y policías registrados el martes en la provincia de Celendín "había algo premeditado para que hubiera un desenlace violento" y aseguró que los líderes de las protestas antimineras hacen "lo imposible" para que las marchas sean "pacíficas".

Los enfrentamientos en Celendín se desencadenaron cuando opositores al proyecto minero Conga, de la empresa Yanacocha, que llevan 35 días de huelga, intentaron tomar las instalaciones de la municipalidad provincial.

Desde hoy y por 30 días rige el estado de emergencia (excepción) en las provincias de Celendín, Hualgayoc y Cajamarca, donde se han restringido derechos constitucionales como la libertad de reunión y sobre la seguridad personal e inviolabilidad del domicilio.

Un comunicado del Ministerio del Interior precisó que los muertos en Celedín fueron tres hombres de 50, 35 y 17 años, y agregó que según un reporte preliminar el más joven sufrió un traumatismo cráneo encefálico producido con un objeto contundente.

Según el reporte oficial, dos policías recibieron impactos de bala en las piernas y tres militares resultaron heridos por explosivos caseros, disparos y golpes en la cabeza.

"Pido que mantengamos la calma y la tranquilidad en estos momentos", dijo Santos antes de demandar al Gobierno central "la inmediata suspensión del estado de emergencia" dictado tras los violentos enfrentamientos.

Santos insistió en que el presidente Ollanta Humala debe ser "el que asuma la responsabilidad mayor" de dialogar con los líderes de las protestas en Cajamarca.

"Espero que podamos serenarnos un poco más, se comprenderá el escenario en que nos encontramos (...) no esperábamos que ésto vaya a terminar con este desenlace, es muy lamentable", acotó.

Las protestas contra Conga en Cajamarca comenzaron en noviembre de 2011, pero hace más de un mes que varias organizaciones sociales, apoyadas por Gregorio Santos, se declararon en paralización indefinida.

Los manifestantes rechazan la reanudación del proyecto Conga ya que consideran que dañará de manera irreversible las reservas de agua de su región.

El Gobierno de Ollanta Humala autorizó a Yanacocha, que tiene como socio principal a la norteamericana Newmont, a desarrollar el proyecto la semana pasada, después de que la minera se comprometiera a cuadruplicar las reservas de agua para la población, evitar el vaciado de dos lagunas y a crear un fondo social.