¿Que se siente pasar de ser el mejor de las Grandes Ligas a no tener los números para el Juego de Estrellas? Pregúntenle a Albert Pujols. Por segundo año consecutivo, el dominicano se quedó fuera del gran juego, esta vez porque no ha hecho los meritos para estar al lado de las demás estrellas. Sí, el jugador que firmó un multimillonario contrato con los Angels falta de nuevo a la gran cita, y eso da mucho de que hablar.

Faltan los números

El año pasado, Albert Pujols se perdió el Juego de Estrellas por una lesión. No había tenido su mejor mitad de temporada, pero la gente lo quería allí. Una fractura en la muñeca izquierda le complicó su presencia y aunque se recuperó a tiempo, los equipos ya estaban elegidos. No parecía una situación complicada, despues de todo, se trataba de solo una pausa de un año. ¿O no?

Por si fuera poco, el dominicano guió a los Cardinals a un espectacular título en la Serie Mundial en octubre. Luego aparecieron los Angels y sus US$ 240 millones que sedujeron a Pujols, que cambió a los Cardinals para irse a California.

Sin embargo, pasaron 27 partidos antes de que Pujols diera su primer cuadrangular con Los Angeles, y hasta el momento, sigue sin rendir como se esperaba de el.

'No tengo los números para ir, hay muchos otros que merecen estar allí más que yo", confesó Pujols en una entrevista.

Es un bien tipo. El dominicano no es la típica estrella altanera, que se considera superior a los demás. Es caritativo y humilde, y todavía llama 'hogar' a St. Louis.

Precisamente allí es donde irá durante la pausa del Juego de Estrellas, y no a Kansas City, un lugar especial para el: allí fue a la escuela, a la Universidad y allí conoció a su esposa.

Mejoría insuficiente

El inicio de temporada de Albert Pujols fue decepcionante, pero lentamente fue mejorando. Varios expertos indicaban que era cuestión de adaptación y tiempo. El dominicano sigue sin alcanzar su máximo nivel, pero su producción ofensiva sí mejoró notablemente. El problema es que no bastó para que llegara al Juego de Estrellas.

'Ir al Juego de Estrellas no es algo que se planifica. Si estás, estás. Si no, esperas al siguiente año', comentó Pujols sobre su ausencia.

A pesar de sus mejorías, el dominicano no está en los primeros cinco puestos de promedio, cuadrangulares ni impulsadas. Para alguien como el, esa es señal que todavía tiene mucho por trabajar.

No es un villano

ue Pujols haya dejado al equipo de sus amores por US$ 240 millones ya es el pasado. Ahora ya está en Los Angeles y todavía se espera mucho de el. Insisto, el dominicano no es un mal tipo y no merece tanto castigo. Él está muy consciente de que debe mejorar, de que no está a la altura de lo que se espera.

Está manejando con humildad su ausencia en el Juego de Estrellas, sin hacer demasiado caso a las críticas. Es raro no ver su nombre entre todos los demás, pero ya ven lo que sucedió el año pasado: faltó al Juego de Estrellas y fue campeón contra todo pronóstico. Así es Albert Pujols.