El presidente de Siria, Bachar al Asad, acusó a Turquía de apoyar a los "terroristas" que combaten su régimen, según una entrevista que publica hoy el diario turco "Cumhüriyet".

"Turquía ha proporcionado todo el apoyo logístico a los terroristas que están matado a nuestro pueblo", sostuvo el mandatario sirio en declaraciones a ese diario, que hoy publica la segunda parte de una entrevista con Al Asad.

"El deseo de Turquía de interferir en los asunto internos de Siria la ha puesto en una posición que, por desgracia, hace que sea una parte de los sucesos sangrientos", afirmó el presidente sirio.

El conflicto en Siria ha causado 100.000 refugiados y alrededor de 14.000 muertos, además de otros miles de heridos, según cifras de las organizaciones de derechos humanos internacionales.

Las autoridades turcas han negado repetidamente que den apoyo a los opositores, pero no es ningún secreto que la plana mayor del denominado Ejercito Libre de Siria se encuentra en suelo turco.

Turquía, que comparte más de 900 kilómetros de frontera con Siria ha acogido a 35.000 refugiados huidos de ese país debido a la represión desatada por las fuerzas leales al régimen de Damasco,

Entre los refugiados hay numerosos soldados y oficiales de alta gradación que han desertado.

Asad criticó también con dureza al primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, del que dijo que se deja llevar por sus "instintos confesionales" en sus relaciones políticas.

Erdogan, como la mayoría de los musulmanes turcos, es suní, la rama del islám mayoritaria entre los opositores sirios, mientras que Al Asad y la elite política siria pertenecen a la minoría alauí.

"¿Por qué llora por los sirios y no hace lo mismo por los que mueren en los países del Golfo? Por qué no interfiere en los problemas que esos países tienen con la democracia", afirmó.

Los países del Golfo son mayoritariamente suníes y el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) Pérsico intervino en 2011 en Baréin para ayudar a las autoridades suníes a contener las protestas de la mayoría chií.

En la primera parte de la entrevista, publicada el martes, Al Asad lamentó "al cien por cien" el derribó de un avión turco por parte de las defensas antiaéreas turcas.

El presidente sirio rechazó entonces la acusación turca de que la acción fuera deliberada, alegando que el avión volaba muy bajo y el ejército pensaba que era israelí.

El avión fue abatido el pasado 22 de junio y la OTAN, a la que pertenece Turquía, ha criticado duramente esa decisión.

Las autoridades turcas afirman que el aparato fue derribado sin aviso previo y en espacio aéreo internacional, algo que Siria niega.

Tras ese incidente Turquía ha desplazado tropas y baterías antiaéreas a la frontera con Siria.