La racha triunfal de los Piratas de Pittsburgh continúo una jornada más después de presentar un bateo oportuno encabezado por el tercera base dominicano Pedro Álvarez y vencer 6-4 a los Astros de Houston.

Álvarez, que se fue de 2-1 con dos impulsadas apoyó el trabajo del abridor Kevin Correia que lanzó seis entradas con eficacia y logró el triunfo.

Correia (5-6) ganó su tercera decisión consecutiva después de espaciar seis imparables y permitir tres carreras limpias, dio dos bases por bolas y sacó un ponche.

La victoria permitió a los Piratas (45-36) ponerse nueve por encima del par, algo que no conseguían desde hace 20 años cuando con ellos jugaba el extoletero Barry Bonds.

Los Piratas, que jugaron ante un lleno en las gradas de su campo PNC Park, no defraudaron a sus seguidores y empataron para el primer lugar de la División Central de la Liga Nacional con los Rojos de Cincinnati.

El cerrador Joel Hanrahan lanzó la novena entrada para su vigésimo salvamento del año.

El receptor Mike McKenry impulsó otras dos carreras por los Piratas, que han ganado siete de sus ocho últimos encuentros.

El abridor novato Dallas Keuchel (1-1) sufrió el primer revés de su carrera en las mayores, al permitir cuatro carreras en cinco y dos tercios de entradas.

Keuchel, de 24 años, había sido hasta ahora una de las pocas alegrías que han tenido los Astros, después que el lanzador zurdo se convirtió en el primero del equipo en permitir una carrera o menos en las tres primeras salidas con la franquicia de Houston, algo que sólo había logrado el exlanzador Roger Clemens, en el 2004.

A pesar de la derrota, el bateo latino estuvo presente para los Astros con el jardinero izquierdo J.D. Martínez que pegó su décimo jonrón de la temporada.

Mientras que el segunda base venezolano José Altuve se fue de 4-1, con una remolcada y el primera base panameño Carlos Lee, que sigue bajo los rumores de un posible traspaso a los Marlins de Miami, tuvo de 3-1, con una anotada.