La magistrada suplente de la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) por El Salvador, Silvia Guillén, renunció a su cargo en rechazo a que ese organismo dictó suspender los fallos que anularon las elecciones de jueces del Poder Judicial salvadoreño, según su carta de dimisión divulgada hoy.

Guillén presentó su "renuncia irrevocable" ante el presidente de la CSJ, Belarmino Jaime, el 29 de junio pasado, pero el Órgano Judicial recién la distribuyó hoy a la prensa.

En la misiva, Guillén argumentó que la CCJ, con sede en Managua, no tiene competencias para suspender las sentencias de la Sala de lo Constitucional de la CSJ, como hizo el 21 de junio a petición de la Asamblea Legislativa salvadoreña.

El Parlamento presentó a la CCJ un "recurso de conflicto" contra la Sala, que el 5 de junio anuló las elecciones de magistrados hechas en 2006 y el 24 de abril de este año, lo que derivó en una crisis entre los poderes Legislativo y Judicial salvadoreños.

"Cualquier conflicto entre los órganos del Estado que se planteara, para que lo pueda conocer la CCJ tendría que guardar relación con la integración centroamericana, pero nunca sus competencias le habilitan para conocer de una sentencia judicial", dijo Guillén en su carta de renuncia.

"Atribuirse esta competencia (por parte de la CCJ) plantea un precedente peligroso a la seguridad jurídica y la independencia judicial en los Estados de la región que son parte de esta Corte", añadió la exjueza, nombrada en 2006 por la CSJ en el tribunal centroamericano.

"Al presentar esta renuncia con carácter irrevocable, quedo exonerada de las responsabilidades, en especial de naturaleza ética, que el cargo me imponía", señaló.

Con la renuncia de Guillén, en la CCJ quedan por El Salvador el otro magistrado suplente, Jaime Acosta, y los dos propietarios, Ricardo Acevedo y Alejandro Gómez Vides.

La CCJ también la integran magistrados de Honduras y Nicaragua; los demás países de Centroamérica no se han incorporado por distintas razones.

La resolución de la CCJ, más un decreto transitorio del Parlamento salvadoreño, sirvieron a los magistrados cuya elección anuló la Sala para instalar una Corte plena el domingo anterior ante el rechazo de la Sala Constitucional y del presidente de la CSJ.

Jaime había convocado a los demás miembros de la Sala Constitucional (que él también preside), a uno de la Sala Civil y a varios suplentes a celebrar hoy otra sesión plenaria, pero no se instaló, confirmó a Efe un portavoz de la CSJ.

Sin embargo, señaló que todos los magistrados convocados por el presidente de la CSJ trabajan en sus despachos.

Los otros 10 magistrados propietarios también acudieron hoy a sus labores después de que se instalaron el domingo en medio de una operación policial que garantizó su ingreso al máximo tribunal.

La crisis no tiene visos de solución, aunque podría dar un nuevo viraje el próximo día 16, cuando asuma como presidente de la CSJ Ovidio Bonilla, elegido en abril por otros tres años en lugar de Jaime, quien seguirá siendo sólo magistrado.