Las fábricas estadounidenses recibieron más pedidos en mayo que en abril después de dos meses consecutivos de declive, en momentos en que los negocios buscan más productos en una señal de sus planes de inversiones.

El Departamento de Comercio dijo que los pedidos a las fábricas subieron el 0,7% en mayo.

Los bienes básicos de capital, como maquinarias y computadoras, subieron 2,1%. La cifra mejora el 1,6% calculado en un informe preliminar hace una semana y es una buena medida de los planes de inversiones de las empresas.

El aumento deja los pedidos de bienes duraderos en 469.000 millones de dólares, un alza de 43,5% respecto del peor momento de la recesión en marzo de 2009. Pero los pedidos son un 2,5% inferiores al máximo post-recesión en diciembre.

La manufactura se ha desacelerado este año, perjudicada por la baja en la confianza de consumidores y empresas y en la menor demanda mundial.