El Gobierno de la sureña provincia argentina de Chubut dictó hoy la conciliación obligatoria en el conflicto con operarios que complica la actividad en uno de los mayores yacimientos de hidrocarburos del país, operado por Pan American Energy (PAE), de capitales británicos, chinos y argentinos.

El gobernador provincial, Martín Buzzi, pidió en un comunicado que la conciliación sea "acatada" para así poder "salir de la grave situación en la que han puesto a toda la comunidad".

Cerca de quinientos operarios del sector de la construcción, que prestan servicios en el yacimiento Cerro Dragón, mantienen bloqueadas las rutas de acceso al área de explotación de gas y petróleo.

Los operarios, que trabajan para empresas que prestan servicios a PAE, reclaman que sus salarios sean equiparados con los del personal propio de la petrolera que realizan tareas similares.

Los obreros, un grupo denominado los "dragones" escindido del sindicato argentino de la construcción, tomaron en forma violenta hace dos semanas las instalaciones de la planta, luego abandonaron el sitio tras una orden judicial, pero después resolvieron bloquear las carretas de acceso.

"Mantendremos toda la firmeza sin caer en la provocación a la que nos quieren llevar los violentos", dijo hoy Buzzi.