El gobierno reformista de Mianmar liberó el martes a más de una decena de reos políticos, pero la dirigente opositora Aung San Suu Kyi pidió la excarcelación de todos los detenidos por motivos políticos.

Zaw Thet Htwe, quien supervisa para la oposición la liberación de presos, anunció que más de 20 de los 46 detenidos que recibieron la amnistía del presidente Thein Sein eran prisioneros políticos. Refirió que por ahora podía confirmar que 14 ya fueron excarcelados.

"Pediremos la libertad de los 330 prisioneros políticos", dijo Suu Kyi, que fue la presa política más conocida en el país.

La dirigente ofreció una rueda de prensa en su primera aparición pública a su regreso tras una gira de dos semanas por Europa en la que por fin pudo recibir el Premio Nobel de la Paz que le entregaron hace 21 años.

El periódico estatal Nueva Luz de Mianmar informó el martes que el presidente Thein Sein amnistió por razones humanitarias a 46 prisioneros — 37 hombres y nueves mujeres — y que serían liberados en el transcurso del día.

Según la información, la medida fue adoptada "para garantizar la estabilidad del estado y hacer eterna la paz (y) la reconciliación nacional".

La libertad de los reos políticos es un punto de referencia para las naciones occidentales críticas del otrora régimen militar de Mianmar a fin de juzgar al gobierno de Thein Sein.

Las excarcelaciones anteriores han sido un factor relevante en las decisiones de esos países para suavizar los embargos económico y político impuestos al gobierno anterior por su mal expediente de derechos humanos y su gobierno antidemocrático.

Thein Sein, un miembro del ex régimen que ganó en las elecciones del año pasado, puso en marcha varias reformas democráticas y abrió un diálogo con el movimiento que reclama democracia para el país. Suu Kyi lo ha encomiado por esas gestiones.