El Gobierno argentino, la Embajada de España en Buenos Aires y varias organizaciones sociales lanzaron hoy la campaña "Sacá tarjeta roja al maltratador" con el fin de prevenir y denunciar la violencia de género, un flagelo en aumento en el país, informaron hoy fuentes oficiales.

La campaña, inspirada en una iniciativa similar realizada en España, consiste en una serie de avisos radiales, televisivos y gráficos en los que actores, conductores de televisión y deportistas argentinos instan a luchar contra el maltrato.

El sitio de la iniciativa (www.sacatarjetaroja.com.ar), presentada este martes en Buenos Aires, contiene además una solapa en la que se puede encontrar información sobre líneas gratuitas para asesoramiento y atención en casos de violencia.

La campaña, auspiciada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), también incluye capacitaciones sobre violencia de género en organismos oficiales, entidades sociales y empresas de distintos puntos del país.

La página web invita a que los interesados descarguen la tarjeta roja allí puesta, se saquen una foto con ella y suban la imagen al portal para multiplicar las adhesiones a la campaña.

"Sacá tarjeta roja a maltratador" llegó a Argentina, donde ha habido en los últimos años varios casos resonantes de violencia de género, luego de haber surgido en España como parte del proyecto "Juntas por una vida sin violencia", destinado a crear conciencia para evitar el maltrato.

Al menos 282 mujeres fueron asesinadas en 2011 en casos de violencia de género en Argentina, mientras que un año antes el número de casos había ascendido a 260, según datos de la ONG La Casa del Encuentro, basado únicamente en los casos divulgados por la prensa.

Para la coordinadora de La Casa del Encuentro, Fabiana Túñez, la mayor aparición de casos en los medios no significa necesariamente que haya más crímenes sino que "es un tema que empieza a preocupar a la sociedad y, por lo tanto, se incorpora a la agenda mediática".

En 2009, el Parlamento argentino sancionó una ley contra la violencia de género en todos los ámbitos que ordena al Gobierno elaborar un plan nacional de prevención y de sanciones.

La Corte Suprema de Justicia de Argentina creó en 2008 la Oficina de Violencia Doméstica, que en mayo pasado registró 833 denuncias de este tipo.