El hermano de dos presuntos líderes del cártel narcotraficante de los Zetas tendrá que permanecer detenido en Texas mientras enfrenta acusaciones de participar en un plan de lavado de dinero mediante una hacienda de caballos de carreras en Oklahoma.

Un juez federal tomó la decisión después de señalar que el acusado podría huir a México si era liberado.

José Treviño Morales se declaró el martes inocente del cargo federal de lavado de dinero. Treviño es una de las 15 personas acusadas por autoridades federales de lavar dinero del narco inyectándolo en carreras de caballos.

El Austin American-Statesman reportó que el abogado de Treviño, David Finn, argumentó durante la audiencia del martes que las autoridades estaban tratando de "imponer un castigo severo" a Treviño porque sus hermanos presuntamente estaban involucrados en el cártel mexicano.

Los que apoyan a Treviño argumentan que él es el hermano inocente de dos hombres — Miguel Angel y Oscar Omar Treviño Morales — que se dice tienen vínculos cercanos con los líderes del conocido cártel mexicano de los Zetas. Ambos también están incriminados en la confabulación.

El juez federal Mark Lane señaló que no existía evidencia que sugiriera que José Treviño fuera un peligro para la comunidad, aunque pensaba que fácilmente podría escapar a México.

Finn dijo a The Associated Press que planea apelar la decisión y argumentó que su cliente no está en riesgo de huir o cometer un crimen.

"Estamos decepcionados con la decisión del magistrado", dijo Finn tras la audiencia. "El gobierno reconoció que él no representa un peligro para nuestra sociedad".

Un investigador del Servicio de Rentas Internas de Estados Unidos que atestiguó el martes dijo que un informante federal — un distribuidor de drogas que trabaja para los Zetas — se reunió varias veces con Treviño cuando éste cruzó en secreto la frontera para reunirse con sus hermanos.

Un acta acusatoria dada a conocer en junio describe cómo los hermanos Treviño y una red arreglaron en secreto la compra de caballos cuarto de milla con dinero del narcotráfico en una subasta y disfrazaron la fuente de los recursos utilizados para que la participación de los Zetas permaneciera oculta.