La comisión de cardenales que preside el español Julián Herranz, encargada por Benedicto XVI de esclarecer el escándalo del robo y filtración de cientos de documentos privados enviados al pontífice, ha interrogado ya a 28 personas y a finales de julio puede presentar el informe al papa.

Así lo señaló hoy el portavoz vaticano, Federico Lombardi, quien dijo también que dentro de una semana el juez instructor Piero Bonnet decidirá sobre la excarcelación del mayordomo del papa, Paolo Gabriele, de 46 años, detenido el 24 de mayo y arrestado bajo la acusación de robar y filtrar documentos reservados del pontífice.

Los miembros de la comisión cardenalicia investigadora -el español Herranz, de 82 años; el italiano Salvatore De Giorgi, de 82, y el eslovaco Jozef Tomko, de 88- han realizado desde que estalló el escándalo 28 interrogatorios, a una media de dos o tres por semana.

Las personas interrogadas son, especialmente, eclesiásticos y laicos que trabajan en la Curia romana, desde donde se filtraron los documentos a la prensa.

Lombardi agregó que los interrogatorios continúan "a su ritmo" y no descartó que a finales de este mes de julio los tres cardenales presenten al papa el informe final con lo descubierto.

Entre los 28 interrogados se encuentra el mayordomo Gabriele, quien desde el 24 de mayo está recluido en una habitación de máxima seguridad en el edificio de la Gendarmería (en el Vaticano no existe cárcel).

Gabriele ha sido interrogado varias veces y el pasado 11 de junio sus abogados pidieron al juez instructor Bonnet que sea excarcelado, pero el magistrado no ha tomado todavía una decisión al respecto.

Bonnet, según Lombardi, decidirá la semana próxima sobre la excarcelación, arresto domiciliario o procesamiento del mayordomo.

Un eventual juicio se celebraría después del otoño, agregó Lombardi.

El portavoz insistió en que hasta el momento el único acusado de robar y filtrar documentos reservados enviados al papa es Gabriele.

El escándalo de las filtraciones de documentos reservados se desató a principios de año, cuando una televisión italiana sacó a la luz unas cartas enviadas a Benedicto XVI por el nuncio en EEUU y ex secretario general del Governatorato de la Ciudad del Vaticano (Gobierno que gestiona este Estado), arzobispo Carlo María Viganó.

En ellas denunciaba la "corrupción, prevaricación y mala gestión" en la administración vaticana.

A mediados de abril, el papa creó la Comisión Cardenalicia, presidida por Herranz.

El 19 de mayo se publicó el libro "Sua Santita", de Gian Luigi Nuzzi, con un centenar de nuevos documentos filtrados desde el Vaticano que desvelan tramas e intrigas en el pequeño Estado.

Cinco días más tarde fue detenido el mayordomo, en cuya vivienda, dentro del Vaticano, los gendarmes encontraron numerosos documentos reservados.

Gabriele, según sus abogados, está dispuesto a colaborar con la justicia vaticana para que se sepa la verdad.