El Gobierno de España ha hecho saber a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que va a reducir "drásticamente" sus fondos a ese organismo autónomo de la OEA, que suponen más de un 11 por ciento de su presupuesto anual.

"Nos han hecho saber que se va a reducir drásticamente el aporte", dijo hoy el exsecretario ejecutivo de la CIDH Santiago Canton, en una entrevista con un grupo de agencias, tres días después de abandonar su cargo al frente del organismo.

España concedió en 2011 un total de 1.080.200 dólares a la CIDH, con lo que se convirtió en el principal donante por detrás de Estados Unidos, que aportó 1,5 millones al organismo encargado de mediar en denuncias sobre violaciones a los derechos humanos en toda América.

La CIDH obtiene el 50 por ciento de sus fondos de donaciones externas, con un total de 5,1 millones de dólares en 2011, y recibe el resto de la OEA, que el año pasado le concedió 4,3 millones, para un presupuesto total de 9,4 millones de dólares.

Por ello, Canton confió en "que la actual crisis económica no afecte demasiado al aporte de España", que supuso más de un 11 por ciento de los fondos de 2011.

Según el exsecretario ejecutivo, que ocupó el cargo durante los últimos once años, los fondos que aportan los Estados no miembros, como es el caso de España, "son muy importantes para el día a día de la Comisión, pero también son importantes políticamente".

"Si en un presupuesto de 8 millones de dólares se reduce un 1 millón de dólares que aporta España, eso tiene un impacto muy claro", señaló.

España, que aporta fondos a la CIDH en calidad de Estado observador en la Organización de Estados Americanos (OEA), cuenta en 2012 con un presupuesto de Exteriores de 1.493,2 millones de euros, un 54,4 por ciento menos que en el anterior ejercicio.

Aunque confió en que Madrid mantenga gran parte de su ayuda a la Comisión, Canton matizó que la mayor parte del problema presupuestario de la CIDH está en los insuficientes fondos que recibe de la OEA, que le otorga un 5% de su presupuesto anual.

"Lo ideal sería que la OEA dotara a la CIDH con unos 20 millones de dólares, un 25 por ciento de su presupuesto. Sería algo un poco más razonable, para poder operar normalmente", indicó.

El jurista argentino puso el ejemplo del sistema europeo de derechos humanos, donde "el Consejo de Europa le otorga a la Corte Europea de Derechos Humanos más del 40 por ciento de su presupuesto".

De acuerdo con Canton, la CIDH se encuentra desbordada por el volumen de denuncias sobre derechos humanos, y sólo en lo que va de año ha recibido unas 1.400, "casi la misma cantidad" que en todo 2011, cuando registró alrededor de 1.700.