Estados Unidos está reforzando su presencia militar en el Golfo Pérsico, a donde ha trasladado ocho dragaminas en los últimos meses, aunque fuentes militares rechazaron hoy que sea un mensaje para Irán.

El diario The New York Times publicó hoy que Estados Unidos está reforzando "significativamente" su presencia en el Golfo Pérsico para disuadir a las Fuerzas Armadas iraníes de cualquier intento de cerrar el estrecho de Ormuz, vital para el abastecimiento mundial de petróleo.

El capitán de la Armada y portavoz del Pentágono, John Kirby, indicó en un encuentro con la prensa que Estados Unidos ha realizado movimientos de sus barcos en los últimos meses, pero rechazó que sea un mensaje para Irán, ya que según dijo no se ha detectado "nada que indique una actividad inusual de Irán en la región".

El diario apunta a que en los últimos meses la Armada estadounidense ha doblado el número de dragaminas asignados a la región, a ocho, en lo que una fuente militar describe como "un movimiento puramente defensivo".

Kirby reconoció que hay ocho dragaminas en la región "desde hace algunos meses", aunque no especificó cuánto tiempo llevan allí, ni cuándo fueron trasladados. Asimismo señaló que el buque de guerra USS Ponce también está en el Golfo, aunque minimizó el significado de su presencia.

El portavoz señaló que aunque el foco de la estrategia militar estadounidense se ha centrado ahora en la región de Asia-Pacífico Estados Unidos mantendrá una presencia fuerte en Oriente Medio, porque "es una parte importante del mundo".

"Nuestras responsabilidades, nuestros compromisos de seguridad con Oriente Medio continúan altos y nuestros compromisos se mantienen firmes con nuestros aliados", afirmó.

En cuanto a las maniobras que realiza Irán hasta mañana, consideró que forma parte de su rutina militar, "es algo que han hecho antes y no hemos visto nada provocativo como resultado de ello", señaló.

Las autoridades iraníes confirmaron hoy a través de la agencia oficial IRNA que lanzaron este martes decenas de misiles balísticos, de hasta 1.300 kilómetros de alcance, en un ejercicio en el que simularon ataques a hipotéticas bases de "fuerzas ajenas".

Las autoridades iraníes han reiterado que el territorio de Israel y los buques y bases de EE.UU. en las zonas de Oriente Medio, el golfo Pérsico y Asia Central están al alcance de sus misiles y que atacarán esos objetivos si sufren una agresión.

Estados Unidos tiene unos 40.000 militares desplegados en la región que dependen del Mando Central estadounidense, que está a cargo de un área que se extiende desde el este de África hasta Afganistán.