El venezolano Hugo Chávez, el boliviano Evo Morales y el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva son parte de una peculiar familia de muñecos de trapo que acaba de saltar a la fama gracias a la presentación de "Cristinita", una versión en tela de la presidenta argentina.

Esta familia, que incluye, además de políticos, a actores, músicos, deportistas, cineastas y escritores, es una creación de la artista argentina Lali Baliner, que a través de su firma Papeles y sellos fabrica y comercializa los muñecos.

Aunque sus creaciones ya se vendían por internet desde hace un año y medio, saltaron a la fama este lunes, cuando la presidenta argentina, Cristina Fernández, presentó una de las versiones de su muñeca, "Cristinita", en un acto en la sede del Ejecutivo en la que no se despegó del curioso objeto.

El acto había sido convocado para la entrega de documentos de identidad a niños hijos de matrimonios del mismo sexo, una causa por la que la organización LesMadres, que agrupa a madres lesbianas y a la que pertenece Baliner, había bregado.

Según contó hoy Baliner a Efe, como estrategia para lograr el apoyo presidencial, la organización le envió a Fernández una "Cristinita" de regalo.

La respuesta fue no sólo la adhesión al pedido de las madres lesbianas sino un encargo a Baliner para que confeccionara muñecos de los presidentes argentinos constitucionales y de los mandatarios latinoamericanos en ejercicio.

"Desde el afecto, los hice con mucho cariño, mucho respeto, desde el apoyo al proyecto de este Gobierno y como una militancia creativa", contó la artista.

Los muñecos, de unos treinta centímetros de altura y hechos en tela, se venden por internet a unos 65 pesos (unos 14 dólares) por unidad y también se consiguen en la tienda del Museo del Bicentenario, adyacente a la Casa de Gobierno argentino, por unos 100 pesos (22 dólares).

"¡Le falta la escoba!", comentó el secretario Legal y Técnico de la Presidencia argentina, Carlos Zanini, al ver este lunes la muñeca de Fernández, según reveló jocosa la propia mandataria, quien dijo que el funcionario la "trato de bruja".

La versión de la "Cristinita" presentada por la propia mandataria respeta el luto que lleva la jefa de Estado, pero hay otras versiones que la muestran en sus años mozos, de setentista minifalda.

Pero el modelo que más conmovió la mandataria fue el de su difunto marido, el expresidente Néstor Kirchner, en versión angelical.

"El de él con alitas me parece soñado", comentó Fernández.

La galería de "políticos de trapo" es variopinta e incluye a próceres de la independencia americana, como José de San Martín y Manuel Belgrano, líderes históricos como Juan Domingo Perón, Evita, Ernesto "Che" Guevara, expresidentes argentinos como Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Fernando de la Rúa, y dirigentes sociales, como la líder de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

Entre los líderes latinoamericanos están, además de Chávez, Lula y Morales, la brasileña Dilma Rousseff, el uruguayo José Mujica y el cubano Fidel Castro.

Pero esta familia tiene además una rama artística, en la que conviven muñecos de Marilyn Monroe, Frida Kahlo, Diego Rivera, Siqueiros, Picasso, Dali, Van Gogh, Woody Allen, Pedro Almodovar, Mercedes Sosa, Rita Lee, Carlos Gardel, los Beatles y hasta Mick Jagger.

Diego Maradona preside la repisa de los "muñecos deportistas", donde también se codean el uruguayo Enzo Francescolli y el paraguayo José Luis Chilavert, quienes de refilón observan el escaparate intelectual, donde conviven Julio Cortázar y el periodista y locutor uruguayo Víctor Hugo Morales.