Los jefes de estado y de gobierno de la Comunidad del Caribe (Caricom) examinarán a partir de mañana el desarrollo de su política exterior común frente a los cambios políticos y económicos que tienen lugar a nivel mundial.

La trigésimo tercera cumbre anual de Caricom estará liderada por el primer ministro de Santa Lucía, Kenny Anthony, que este mes acaba de asumir la presidencia del organismo caribeño, tras terminar su mandato de seis meses el presidente de Suriname, Desire Bouterse.

Anthony declaró recientemente que el debate sobre el desarrollo, impulso y desafíos de la política exterior de Caricom será una de sus prioridades como nuevo presidente del organismo integrado por quince naciones de la región.

Los cambios en los ámbitos político y económico global "conllevan varios desafíos para el desarrollo de Caricom, así como para su política y relaciones exteriores", indicó hoy en ese mismo sentido la Secretaría de este organismo en un comunicado.

No obstante, precisó que estos desafíos suponen también la "creación de oportunidades que se pueden explotar en beneficio" de las quince naciones que integran Caricom: Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, y Montserrat.

A la cumbre de tres días se espera que asistan los presidentes o primeros ministros de los quince países, además del secretario general de los Países de África, Caribe y Pacífico (ACP), Mohamed Ibn Chambas, y el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

También se espera que los países de Caricom analicen en la cumbre asuntos como la actitud de Jamaica contraria a los subsidios a la manufactura de Trinidad y Tobago.

Karl Samuda, ministro de Inversiones industriales y Comercio de Jamaica, dijo recientemente en el Parlamento de su país que la nación no se beneficia realmente de Caricom, por lo que instó a que se tome una decisión sobre la salida de la nación caribeña de este organismo en un futuro cercano.

Por otro lado, el presidente de Guyana, Donald Ramotar, se mostró "esperanzado y optimista" sobre la dirección que lleva la región, conducente a una "integración acelerada" pese a cierto grado de "frustración" en algunas fases de este proceso.

Otro tema medular que abordará Caricom será el de la complicada implementación del Mercado Común de la Comunidad del Caribe (CSME), prioridad para este bloque de países que, sin embargo, encuentra reticencias entre líderes que piden que se recapacite sobre algunos aspectos de esta iniciativa.

En ese sentido, Irwin LaRocque, secretario general de Caricom, admitió que ya "se ha invertido una gran cantidad de tiempo, energía mental y física en la construcción de este proyecto" del CSME.

Además, los líderes de Caricom plantearán cuestiones relativas al proceso de reforma del propio organismo y la situación en Haití, que se recupera todavía del terremoto que sacudió a esa nación en 2010 y que causó la muerte de unas 300.000 personas.

El presidente de Haití, Michel Joseph Martelly, partió hoy hacia Santa Lucía para participar en esta cumbre, donde defenderá los intereses de los haitianos con el objetivo último de que mejoren sus condiciones de vida.