María Kodama, viuda de Jorge Luis Borges, cree que Andalucía, presente en algunas de las obras del escritor argentino, le aportó "el descubrimiento de otro mundo", un mundo con "otro criterio y otro sentido estético" del que conocía hasta entonces.

Kodama mantendrá esta tarde en Granada una charla con el artista Sergio Vega (Buenos Aires, 1959) en la que se aproximarán a la figura de Borges en la Alhambra, monumento que el escritor visitó por última vez junto a María, entonces su secretaria.

El escritor ya había recorrido con su familia el monumento cuando tenía veinte años, antes de perder la vista, y deseaba compartir con su compañera aquel lugar, relata la Diputación de Granada, promotora del encuentro de esta tarde.

En una de las murallas de la entrada a la Alhambra hay una placa que recoge una célebre frase extraída de un soneto de Francisco de Icaza que dice: "Dale limosna mujer, que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada", y Kodama, que le estaba describiendo el lugar a Borges, le leyó el texto sin pensarlo.

Apenas pronunció estos versos se sintió muy mal, y el escritor trató de consolarla diciéndole que ella sería sus ojos ese día.

Borges recurrió a la historia y a las sensaciones olfativas, táctiles y auditivas para evocar sus recuerdos de los palacios nazaríes mientras Kodama le detallaba los lugares que ella veía por primera vez, y fruto de esa experiencia nació el poema "Alhambra", que está inscrito en uno de los muros de entrada al monumento.

Kodama, que repasará su experiencia con Borges en Granada y revisará de qué manera está presente Andalucía en su obra, ha explicado a Efe que quizá uno de los motivos por los que al escritor argentino le atraía el sur de España es que cuando llegó a este país, con 20 años, procedía de Suiza, "un lugar muy rígido".

"Aunque él siempre decía que (Suiza) era menos rígido en las relaciones entre chicos y chicas que España, porque en Suiza las parejas salían juntas, y cuando él llegó, sobre todo a Madrid, quedó horrorizado porque las chicas salían con una 'dueña', y eso a él no le gustaba mucho", ha relatado.

Quizá lo que le "fascinó" de Andalucía fue "el descubrimiento de otro mundo, un mundo que tiene otro criterio y otro sentido estético", opina su viuda.

Esa "especial predilección" de Borges por el sur de España quedó reflejada en algunos de sus leyendas o cuentos relacionados con el mundo árabe, explica Kodama, que prepara un libro sobre el escritor argentino.