La justicia ordenó el martes el desalojo de los accesos al yacimiento petrolero y gasífero Cerro Dragón, uno de los más importantes de Argentina, bloqueados por un grupo de trabajadores que reclaman un aumento salarial y otras mejoras laborales.

Eva Parcio, jueza federal de Comodoro Rivadavia, ciudad situada a unos 1.800 kilómetros al sur de Buenos Aires, ordenó el desalojo de los bloqueos que realizan los trabajadores de la construcción que se autodenominan "Los Dragones". Estos obreros fueron señalados como los responsables de los destrozos ocurridos el 21 de junio en el yacimiento que explota Pan American Energy (PAE) al norte de esa localidad de la provincia de Chubut.

El gobierno provincial dijo que la orden judicial derivó de la denuncia presentada por el fiscal de Chubut Blas Meza Evans a raíz del cierre de la circulación en las intersecciones de tres rutas al sur y norte de la ciudad. La policía provincial está a cargo del desalojo.

Cerro Dragón es el mayor yacimiento petrolero de Argentina y el quinto gasífero. Representa entre 16% y 18% de la producción de crudo a nivel nacional, con entre 15.000 y 15.500 metros cúbicos de petróleo diarios, y aproximadamente 6% de la producción de gas.

PAE está participada por la británica British Petroleum, que tiene 60% de las acciones, y la argentina Bridas con 40%. Es la segunda mayor productora de petróleo del país, detrás de Yacimientos Petrolíferos Fsicales (YPF). Bridas, a su vez, está participada por la china CNOOC y el grupo de la familia argentina Bulgheroni.

La empresa no ha cuantificado las pérdidas que ha tenido por el conflicto. El gobierno chubutense cifró en unos 4 millones de pesos (881.057 dólares) las pérdidas diarias en regalías hidrocarburíferas.

Otros bloqueos de rutas impiden el paso de vehículos relacionados con la actividad petrolera a distintos yacimientos de la provincia, entre ellos los de las empresas Tecpetrol, Capsa, e YPF. Por el momento no hay ningún impacto en la producción de esa última empresa, dijo a The Associated Press un portavoz de YPF que no se identificó por seguir reglas internas de la compañía.

Obreros del sector que no pudieron llegar a sus puestos de trabajo se mantienen a cierta distancia de las zonas bloqueadas a la espera de poder circular.

Uno de los portavoces de "Los Dragones", Gustavo Montiel, dijo que no levantarán los cortes de ruta hasta que no sea respondido su reclamo de aumento salarial del 23%. "Acá vamos a estar parados nosotros y nos va a tener que ir bajando la policía", sostuvo. Entre los concentrados hay gran cantidad de mujeres y niños.

"Los Dragones" son trabajadores de la construcción que operan en yacimientos petroleros y que están en disidencia con la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA). La ocupación que llevaron a cabo unos 400 trabajadores en el yacimiento chubutense trece días atrás causó serios destrozos en el establecimiento y afectó la producción.

"Los Dragones" exigen un aumento salarial de 23%, como el logrado por los trabajadores del sindicato de petróleo y gas privado, y las mismas condiciones laborales que gozan los afiliados a ese gremio.

Pero PAE sostiene que el aumento no corresponde porque los trabajadores que protestan --empleados de empresas contratistas de la petrolera-- no realizan trabajos permanentes en los yacimientos.

La Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos solicitó días atrás al gobierno nacional que "se dispongan todas las medidas legales a su alcance a fin de evitar los perjuicios que en la producción y la distribución de hidrocarburos significa la realización de acciones" como las protagonizadas por "Los Dragones".

El gobierno de Chubut considera que detrás de la protesta de estos trabajadores está el objetivo de instalar el caos y dar una imagen de desestabilización.

El gobernador de Chubut, Martín Buzzi, instruyó al fiscal Meza Evans que esclarezca "las fuentes de financiamiento" de "Los Dragones".

PAE afirmó a su vez en un comunicado que pone "todos los esfuerzos humanos, técnicos y profesionales para asegurar los máximos niveles de producción de petróleo y gas que permite la situación en que se encuentra el área".

La petrolera dijo el martes que "Cerro Dragón está produciendo al 61% de su producción equivalente de hidrocarburos anterior a la toma" del yacimiento, que finalizó el 24 de junio. Luego la protesta se prolongó con los cortes de rutas.

Añadió que alcanzó "46% de la producción de petróleo que el yacimiento mantenía antes de su ocupación ilegal y el 51% de la generación eléctrica".

El diputado provincial y referente del Sindicato de los Petroleros Privados de Chubut Carlos Gómez advirtió a periodistas que el conflicto en Cerro Dragón puso "en riesgo los sueldos del mes de julio para la activad privada y estatal provincial".

"Hay 14.500 puestos de trabajo y 96 equipos de torre paralizados... No se puede entender que atrás de una reivindicación salarial se haya llegado al extremo de poner en riesgo la continuidad laboral de 8.000 familias de PAE", afirmó.

Analistas del sector consideran que la solución del conflicto depende en parte de que "Los Dragones" reciban del Ministerio de Trabajo un encuadramiento gremial propio para encauzar la negociación de sus reivindicaciones.