Al menos ocho personas murieron hoy y otras treinta resultaron heridas en distintos ataques en Bagdad y en la ciudad de Kerbala, 110 kilómetros al sur de la capital, según fuentes del Ministerio del Interior.

Las fuentes explicaron a Efe que un coche bomba y un artefacto explosivo estallaron de forma consecutiva en un mercado popular en la zona de Fariha, 7 kilómetros al este de Kerbala.

Las explosiones causaron la muerte de cuatro personas y heridas a otras veinte, afirmaron las fuentes, que añadieron que la policía ha intensificado las medidas de seguridad en el área para evitar que se produzcan más atentados.

Otras cuatro personas fallecieron y diez, entre ellas cuatro agentes, resultaron heridas por el estallido de dos artefactos explosivos en Al Tayi, 20 kilómetros al norte de Bagdad.

Las fuentes destacaron que expertos en explosivos desactivaron tres artefactos más que estaban en el lugar donde ocurrió ese ataque.

Irak vive actualmente un repunte de la violencia con frecuentes atentados dirigidos contra las fuerzas de seguridad y objetivos chiíes, que se han intensificado desde la retirada en diciembre pasado de las tropas estadounidenses y la emisión de una orden de arresto contra el vicepresidente suní, Tareq al Hashemi.