El Gobierno de Uruguay afirmó hoy que su país no estuvo de acuerdo con la forma en que se decidió el ingreso de Venezuela al Mercosur en la cumbre celebrada el viernes pasado en Mendoza (Argentina) y que no "está dicha la última palabra" sobre ese proceso, que revisará "jurídicamente".

"Nada es definitivo" y "si todo el mundo hubiera estado seguro, Venezuela hubiera entrado el viernes pasado en Mendoza. Por algo los países se toman este plazo hasta el 31 de julio", afirmó el ministro de Relaciones Exteriores uruguayo, Luis Almagro.

En una entrevista con la radio uruguaya El Espectador, Almagro reveló también que la entrada de Venezuela, concretada tras la suspensión de Paraguay, fue tomada por la intervención "decisiva" de Brasil en la reunión de presidentes, secundada por Argentina.