La Universidad de Chile dio hoy vuelta al marcador y se coronó campeón del Apertura frente al modesto O'Higgins, con lo que suma su tercer título nacional consecutivo y el decimosexto de su historia.

Los dirigidos por el argentino Jorge Sampaoli llegaban al partido de vuelta de la final del Apertura con el peso del 2-1 en contra cosechado en la ida, y el encuentro se les puso cuesta arriba con un tanto de penalti de Ramón Fernández en el minuto 30.

Sin embargo, en el minuto 64 Charles Aránguiz acortó distancias al ejecutar otra pena máxima, y cuando la victoria de O'Higgins ya parecía un hecho, la U forzó los penaltis en el minuto 91 con un gol de Guillermo Marino.

En los lanzamientos a puerta, O'Higgins falló cuatro remates consecutivos y entregó el campeonato a la Universidad de Chile, que estalló de júbilo junto sus seguidores, que vistieron de azul el Estadio Nacional de Santiago.