Una persona falleció hoy mientras trabajaba en las labores de extinción de un incendio en la provincia mediterránea española de Valencia (este), que ha calcinado más de 56.000 hectáreas.

El incendio, de grandes proporciones, afecta a las provincias de Valencia, Murcia y Albacete y mantiene en alerta a municipios de otras próximas.

El fallecido era el piloto de un helicóptero que participaba en las labores de extinción del fuego, informaron fuentes oficiales.

Apenas media hora después de conocerse este suceso, un segundo helicóptero sufrió otro accidente y sus ocupantes fueron trasladados a un centro sanitario.

Los incendios forestales que se registran desde el pasado jueves en la provincia de Valencia se encuentran ya con su perímetro sellado, según el Gobierno regional.

Un total de 41 medios aéreos y casi 2.000 personas participan en las labores de extinción del fuego, que ha arrasado miles de hectáreas de arbolada y matorral.

El ministro español de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, que a primera hora de hoy visitó la zona afectada, destacó que la meteorología ha sido la "más adversa que se puede concebir, con un grado de humedad bajísimo y con velocidades de viento que han alcanzado los 70 kilómetros por hora y han hecho muy difícil la extinción".

Otro incendio declarado ayer y que afecta a localidades de las provincias de Albacete y Murcia permanece activo, aunque el ministro expresó su confianza en que se pueda sofocar "cuanto antes".

"Este es un año muy complicado en España porque el invierno ha sido muy seco, el más seco de la serie histórica, porque hay una ola de calor y por los regímenes de vientos potentes", destacó Arias Cañete.

En Castellón (este), Toledo (centro) y Huelva (sur) siguen activos, desde este fin de semana, otros tres incendios forestales. EFE

nac/mlg/sm