El expresidente del Georgia Eduard Shevardnadze pidió perdón a los georgianos por haber renunciado en 2003 y haberle entregado el poder a Mijaíl Saakashvili, el actual jefe del Estado, en una entrevista publicada hoy por el semanario "Asaval-Dasavali"

"Pido perdón al pueblo georgiano por traspasar el poder a Saakashvili en 2003, pero entonces no tuve alternativa", lamentó el que fuera también ministro de Asuntos Exteriores de la URSS.

Shevardnadze aseveró que su sucesor en la Presidencia del país caucasiano "ha establecido una dictadura" y advirtió que el actual líder de Georgia "hará todo para permanecer en el poder".

"Nadie nos puede garantizar que Saakashvili se embarque en una nueva aventura", apuntó el expresidente georgiano en alusión a la guerra con Rusia en agosto de 2008, tras la cual Moscú reconoció la independencia de dos territorios secesionistas georgianos, Abjasia y Osetia del Sur.

Shevardnadze expresó su apoyo a la candidatura del multimillonario Bidzin Ivanishvili, que aglutina a prácticamente toda la oposición a Saakashvili dentro del movimiento "Sueño georgiano", para las próximas elecciones presidenciales de Georgia.

"Estoy seguro que Ivanishvili ganará y empezará el diálogo con Rusia para restablecer la integridad territorial de Georgia. Tal diálogo responde a los intereses del pueblo georgiano", concluyó el ex jefe de Estado.

Saakashvili, el principal aliado de Estados Unidos en el Cáucaso, ascendió al poder tras la incruenta Revolución de las Rosas de 2003 que apartó del poder a Shevardnadze.

El 8 de agosto de 2008 las tropas de Georgia entraron en Tsijinvali, capital de la región separatista georgiana de Osetia del Sur, tras lo cual el Kremlin ordenó a sus fuerzas armadas lanzar una "operación para imponer la paz".

La guerra, que duró cinco días, concluyó con la victoria aplastante de las tropas rusas, que frenaron el avance georgiano a sólo una veintena de kilómetros de Tiflis, la capital de Georgia.