El presidente de Cuba, Raúl Castro, visitará China del 4 al 7 de julio con el objetivo de afianzar las relaciones bilaterales entre ambos países y firmar acuerdos de cooperación, informó hoy el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Liu Weimin.

Durante su estancia en Pekín, Castro se reunirá con el presidente chino, Hu Jintao, así como con otros altos cargos para intercambiar opiniones sobre asuntos "de común interés" y sobre sus respectivas "relaciones bilaterales internacionales", explicó Liu.

China, que pondrá "especial atención" a la visita del líder cubano, espera impulsar la relación entre ambos países y firmar los citados documentos de cooperación, añadió la fuente oficial.

El viaje de Castro, además, tendrá lugar en un momento clave para el régimen chino a pocos meses de celebrarse el cónclave del Partido Comunista Chino (PCCh) del que saldrán los próximos líderes de la segunda potencia mundial.

La visita a Pekín del gobernante cubano se produce cinco meses después de que hiciera lo propio el vicepresidente del Consejo de Ministros cubano, Marino Murillo, encargado de acometer los cambios económicos en la isla, diseñados para liberar la economía y al mismo tiempo mantener el socialismo.

El interés del país asiático por afianzar los lazos con Cuba se ha puesto de relieve en repetidas ocasiones para afrontar "la nueva situación", según señaló a Murillo el miembro del Comité Permanente del PCCh Li Changchun.

En la visita de Murillo, Cuba informó a China de los resultados de la Primera Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba y del VI Congreso de dicha formación celebrado en abril de 2011 en la isla.

La última visita de un alto cargo chino a Cuba fue la que llevó a cabo en junio del pasado año el vicepresidente chino, Xi Jinping, llamado a suceder a Hu Jintao.

Cuba es el mayor socio comercial de China en el Caribe, y los intercambios entre ambos países se elevaron a 1.800 millones de dólares en 2010.