Ocho de cada diez argentinos cree que la inseguridad es alta en su país e idéntica proporción percibe que el delito ha crecido de un año a este momento, señala un sondeo privado difundido hoy.

"La percepción de inseguridad es alta. En 2012 opina de ese modo casi 80 % de los encuestados. Considera que el problema ha empeorado o se mantiene igual de mal que el año anterior casi la totalidad de los encuestados", dijo en un informe el Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano, que realizó la encuesta.

El sondeo, realizado la semana pasada con una muestra de 620 personas y que no informa del margen de error, revela que para los ciudadanos el robo constituye el tipo de delito más frecuente y que la mayoría manifiesta preocupación por el aumento de la violencia que acompaña cada vez más a esta forma delictiva.

El 68 % de las personas consultadas reconoce tomar cada vez más medidas para protegerse de la inseguridad y el delito en su vida cotidiana.

El 82 % afirmó que la inseguridad afectó su calidad de vida y la principal consecuencia de este fenómeno es "psicológica" ya que el 44 % de los consultados admitió que vive con temor y siente estrés y mayor intranquilidad al usar el espacio público.

La difusión de este sondeo coincide con una jornada en la que la opinión pública se ha visto sacudida por diferentes hechos de inseguridad, como el caso de una mujer que perdió un embarazo de cinco meses tras recibir un balazo en un asalto en la localidad bonaerense de Ciudad Evita y el robo al cónsul de Jamaica en Buenos Aires, Enrique Banuchi, a las afueras de la capital argentina.

Pero el suceso más resonante hoy ha sido la decisión de decenas de pobladores de la ciudad bonaerense de Cañuelas de tomar la sede municipal en reclamo de mayor seguridad a las autoridades tras el asesinato de dos comerciantes en esa ciudad.