Los primeros Europeos de atletismo en año olímpico ofrecieron a los aficionados combates espectaculares como la final de pértiga, pero en conjunto las principales figuras no les prestaron atención sino como escala hacia los Juegos de Londres.

Por primera vez en la historia los campeonatos de Europa se han disputado sólo dos años después de los anteriores (hasta Barcelona 2010 eran cada cuatro) y con un nuevo formato, más reducido, adaptado a las circunstancias.

La supresión de las pruebas de largo aliento (maratón y marcha) cuando los campeonatos visitaban la tierra de dos leyendas del fondo como Paavo Nurmi y Lasse Viren, ha restado épica al torneo, que también ha perdido solemnidad con el traslado de la ceremonia de entrega de medallas al parque público adyacente al estadio.

Helsinki aportaba a los campeonatos su brillante ejecutoria atlética. En los Juegos de 1952 Emil Zatopek, la "locomotora humana" se convirtió aquí en leyenda al ganar los títulos de 5.000, 10.000 y maratón. Aquí nacieron, en 1983, los Mundiales, y ninguna otra ciudad puede presumir de haber albergado tres veces los Europeos.

El entorno, por tanto, era idóneo, y sin embargo los campeonatos no han tenido la tensión de ediciones precedentes. Algunos atletas de primera fila prefirieron no arriesgarse a sufrir una derrota que pudiera socavar su consistencia mental a cinco semanas de los Juegos. Otros alegaron una corta preparación para justificar sus bajas prestaciones.

El presidente de la Federación Española, José María Odriozola, considera, no obstante, que ha sido una experiencia positiva. "A pesar del tiempo tan malo, el frío, el viento cambiante y la lluvia, ha habido un nivel de marcas muy bueno".

"Este campeonato sirve para figuras consagradas, pero también para gente que está subiendo. Muchos de ellos han hecho marca personal. A lo mejor no van a estar en los Juegos, pero para ellos esto era la cita del año. Lo que se pretende es dar a los europeos más oportunidades para competir en un campeonato de alto nivel y seguir subiendo, animándose. Un Europeo cada cuatro años es demasiado tiempo", opinó.

En términos de notoriedad pública, los campeonatos de Europa han tenido que competir, además, con los "trials" (pruebas de selección olímpica) de tres grandes potencias atléticas: Estados Unidos, Rusia y, sobre todo, Jamaica, donde Johan Blake le ha mojado la oreja, y por dos veces (100 y 200) al otrora imbatible Usain Bolt.

Gran Bretaña, con la excepción de Mo Farah, y Rusia han competido en Helsinki con sus equipos B. Los británicos, porque ya no piensan más que en sus Juegos; los rusos, porque en estas mismas fechas se estaban jugando las plazas olímpicas en sus campeonatos nacionales.

La Asociación Europea, a la vista de esta primera experiencia, estudia ya novedades. Para la próxima edición, Zúrich 2014, no hay problema. No coincide con año olímpico y, por tanto, los Europeos recuperarán su programa completo. Para las ediciones "preolímpicas" posteriores, en cambio, podría añadirse un medio maratón y algunas pruebas cortas de marcha, así como reajustar el programa de competición para evitar las eternas sesiones matinales, de hasta siete horas, que se han vivido en Helsinki.

El estadio Letzigrung de Zúrich, escenario de una de las reuniones atléticas anuales más prestigiosas del mundo, acogerá en 2014 unos campeonatos de Europa de corte clásico, con el programa completo y los atletas concentrados en el combate por las medallas sin pensar en unos Juegos Olímpicos inminentes. José Antonio Diego