La huelga de transporte público de 24 horas que se acata hoy en Lima en reclamo de una reforma municipal se desarrolla de manera parcial, según informaron diversos medios locales.

En algunos puntos de la ciudad los limeños se aglomeraron en los paraderos frente a la escasez de ómnibus públicos, mientras que otros tomaron servicios de taxi que incrementaron sus tarifas debido a la demanda.

La Corporación Nacional de Empresas de Transporte del Perú convocó la medida en rechazo a una ordenanza de la Municipalidad de Lima que sanciona a partir de la fecha 61 nuevas infracciones de tránsito.

Según la emisora Radio Programas del Perú (RPP), en los distritos periféricos del este, norte y sur hay pocas unidades de transporte público, por lo que los usuarios recurrieron a taxis colectivos.

En la Carretera Central, el público se traslada en vehículos de la Policía y camiones particulares, informó el portal elcomercio.pe.

La alcaldesa de Lima, Susana Villarán, indicó en RPP que "el paro que convocaron algunas organizaciones ha transcurrido sin violencia" y que hay unos 7.000 policías que vigilan los puntos críticos de la ciudad.

Villarán afirmó que las infracciones que atentan contra la vida y la seguridad de las personas, como el manejar en estado de ebriedad, han aumentado, mientras que el costo de las 11 más frecuentes ha disminuido en un 67 %.