El secretario general de la Liga Arabe instó el lunes a la fragmentada oposición siria a que se una y dijo que un plan promovido por la ONU para que haya un gobierno de transición en el país no cumple con las expectativas.

El secretario general Nabil Elaraby se dirigió a casi 250 representantes de la oposición siria reunidos en El Cairo, en un intento por convencer a los grupos a que se unan. Es la primera vez que la Liga Arabe organiza una reunión con representantes de la oposición siria.

"La conferencia de la oposición siria tiene ante sí una oportunidad que debe ser aprovechada. Digo y repito que esta oportunidad no debe desperdiciarse bajo ninguna circunstancia", dijo Elaraby. "Los sacrificios del pueblo sirio son mayores que nosotros y más valiosos que cualquier diferencia estrecha o disputas de facciones".

Agregó que el nuevo plan de Kofi Annan, el enviado especial de Naciones Unidas, para formar un gobierno de transición en Siria con el fin de poner fin a la crisis del país está por debajo de las expectativas árabes.

El plan, aceptado el sábado en un congreso internacional en Ginebra, dejó la puerta abierta — a insistencia de Rusia — para que el presidente sirio Bashar Assad forme parte del gobierno interino.

Elaraby, quien ha sostenido reuniones privadas con personajes de la oposición siria en la sede de la Liga Arabe, dijo que el acuerdo no está a la altura de las expectativas árabes porque no especifica un período de tiempo para una "transición clara", como lo había solicitado la Liga.

Los grupos de la oposición siria han rechazado tajantemente el plan, al que consideran ambiguo y una pérdida de tiempo. Se comprometieron a no negociar con Assad ni con miembros de su régimen "asesino".

Estados Unidos se retractó de su insistencia de que el plan debería mencionar en forma explícita que Assad no debe desempeñar ningún papel en un nuevo gobierno sirio, con la esperanza de que esa concesión alentaría a Rusia a presionar más a su antiguo aliado para que suspenda la violenta represión que según los opositores ha cobrado más de 14.000 vidas.