El incendio forestal más destructivo de la historia del estado de Colorado, en el centro de Estados Unidos, ha sido ya contenido en un 55 por ciento, aunque todavía afecta a 7.219 hectáreas, informaron hoy las autoridades.

Temperaturas más bajas y una humedad mayor ayudaron a los equipos de extinción a avanzar durante la noche del domingo y reducir aún más el perímetro del incendio, informó el Servicio Forestal Estadounidense.

Las predicciones meteorológicas indican que una tormenta eléctrica avanza muy despacio hacia la zona del fuego, aunque sus vientos podrían incrementar la actividad del fuego.

Los equipos están centrados en mantener el cerco en la zona norte del perímetro a lo largo del West Monument Creek.

Según sus estimaciones, calculan que podrán apagarlo en su totalidad el 16 de julio, siempre y cuando las condiciones meteorológicas se mantengan estables, ya que las altas temperaturas o el viento podrían avivarlo de nuevo.

El incendio comenzó el 23 de junio, en una zona boscosa del Cañón de Waldo, situado en el Bosque Nacional de Pike, y todavía no se conoce cual fue la causa, que está siendo investigada.

El Servicio Forestal tiene desplegadas 1.581 personas y según el informe más reciente, trabajan este lunes con temperaturas de 30 grados centígrados, algo más bajas que los pasados días, y una humedad del 13 por ciento.

El incendio, calificado como el más destructivo de la historia de Colorado, ha arrasado 346 viviendas de Colorado Springs, la ciudad más cercana al Bosque Nacional de Pike, y la segunda más poblada del estado después de Denver, su capital.

El pasado viernes, el presidente estadounidense, Barack Obama, visitó la zona y varios vecindarios afectados por el incendio, así como el centro de evacuación de la Cruz Roja y agradeció a los equipos de bomberos su labor.

El incendio obligó a evacuar a 32.000 personas, algunas de las cuales han podido regresar a sus viviendas como los vecinos del norte de Springdale Campground hasta Loy Creek y los del este de Range Road.

No obstante, 100.000 residencias continúan bajo la amenaza y se mantiene la orden de evacuación en la zona de Carroll Lakes.

Hasta ahora se han reportado 22 robos en las áreas evacuadas, según el canal de televisión local 9News, y la policía de Colorado Springs ha informado de dos víctimas mortales.

El primer cuerpo fue descubierto el jueves cuando los equipos de rescate comenzaron a revisar las viviendas destruidas por el fuego, y el segundo cuerpo fue encontrado en la misma vivienda un día más tarde. Los nombres de las víctimas no se han dado a conocer.

El Pentágono anunció el domingo que enviaría cuatro aviones C-130 adicionales para ayudar en las labores de extinción, que se suman a otros cuatro que operan desde el pasado día 25 en la zona de las Montañas Rocosas, desde la base militar de Peterson.

El coste hasta la fecha de las labores de extinción ha superado los 11 millones de dólares.