El técnico de Italia Cesare Prandelli dijo el lunes que podría dar un paso a un costado y dejar la selección si no le garantizan que tendrá más tiempo para trabajar con los jugadores.

Inmediatamente después de la derrota 4-0 del domingo ante España en la final de la Eurocopa, Prandelli dijo que seguiría al frente del equipo. Pero al día siguiente declaró que "si no se resuelven los problemas en seis meses, si tengo que dirigir un equipo dos veces cada ocho meses, entonces tendré que reconsiderar las cosas".

"Decidí seguir porque vi que hay un deseo común de cambiar. Me encontré con (los dirigientes de) la federación y me dejaron eso en claro. Me dijeron que querían que mantuviese este camino", manifestó.

Prandelli se molestó porque los clubes italianos no le permitieron realizar pequeñas sesiones de entrenamiento con los jugadores durante la temporada, pero indicó que la federación tratará de resolver eso.

"La gente tiene que comprender las necesidades de la selección. A nadie les importan los 'azzurri' y luego todos son patriotas durante un torneo", se lamentó.

Prandelli dijo que el equipo "tiene que cambiar" y dejar de lado el tradicional fútbol defensivo de Italia. Y que puede sacar muchas lecciones de su derrota ante España.

"Jugamos con un equipo que le da continuidad a un proyecto. Es una lástima que no hubiésemos enfrentado a España con un par de días adicionales de descanso. Esa es mi única pena. Pero tengo que reconocer su superioridad y su consistencia", declaró.

Agregó que los cambios se darán solo si la federación trabaja con la liga y con los clubes de Italia.

"Tenemos que detectar y evaluar jugadores con potencial para reemplazar a gente como (Andrea) Pirlo, aunque espero que siga otros dos años con nosotros", expresó, aludiendo al veterano mediocampista de Juventus.

"Queremos trabajar con los clubes, no quiero cambiar sus planes, pero queremos saber cómo están los muchachos cada dos meses. Si tengo apenas tres sesiones de entrenamiento en ocho meses, no sé si puedo hacerlo", sostuvo. "Soy un técnico al que le gusta estar encima de las cosas, que trabaja en el terreno de juego".