El primer ministro indio, Manmohan Singh, visitó hoy el estado de Assam, en el noreste de la India, el cual se encuentra afectado por las lluvias monzónicas caídas desde finales de junio, donde han muerto hasta el momento 77 personas.

Singh llegó acompañado por la líder del gubernamental Partido del Congreso, Sonia Gandhi, y anunció un fondo de 5.000 millones de rupias (71'5 millones de euros) para asistir a los 2 millones de damnificados por las inundaciones, según las agencias IANS y PTI.

"Durante estos tiempos difíciles la gente debe enfrentarse a daños considerables y el Gobierno hará todo lo posible para acabar con sus miserias", dijo el primer ministro a su llegada al aeropuerto internacional de Guwahati, la capital regional.

"En los próximos dos días nos centraremos en las labores de rescate y en extender la ayuda a aquellos que se han visto obligados a abandonar sus casas y después restauraremos las infraestructuras dañadas", explicó Singh.

La región está ubicada en un territorio muy sensible a las inundaciones, pues está surcado por el Brahmaputra, un gran río que nace en las cercanas montañas tibetanas y desemboca en el delta del Ganges en el vecino Bangladesh.

También en Bangladesh han perdido la vida en los últimos días en torno a un centenar de personas, en su mayoría sepultadas debido a los corrimientos de tierra causados por las fuertes lluvias monzónicas.