El presidente sirio, Bachar al Asad, promulgó hoy tres leyes por las que se establecen nuevas penas a los condenados por delitos de terrorismo, informó la agencia oficial de noticias Sana.

Las nuevas leyes establecen, entre otros puntos, la expulsión de sus trabajos de los funcionarios que hayan sido sentenciados por estar involucrados en actos terroristas, y la condena a veinte años de trabajos forzados para los mayores de 18 años que cometan secuestros.

Al Asad emitió también una ley de lucha contra el terrorismo en la que se definen conceptos como acto, organización o financiación terroristas, así como los castigos que conlleva la participación directa o indirecta en esos casos.