El papa Benedicto XVI ha nombrado al alemán Gerhard Ludwig Müller, obispo de Ratisbona (Alemania), nuevo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el ex Santo Oficio, informó hoy el Vaticano.

Gerhard Ludwig Müller sustituye en el cargo al cardenal estadounidense William Joseph Levada, que presentó su renuncia por motivos de edad y se la aceptó el Pontífice, precisó el Vaticano.

Con el nombramiento de Müller, que ha sido elevado a la dignidad de arzobispo, vuelve a la Congregación para la Doctrina de la Fe, que se encarga de vigilar la ortodoxia de la Iglesia Católica, un alemán.

El cardenal Joseph Ratzinger, el ahora papa Benedicto XVI, fue prefecto de ese dicasterio durante 23 años, en el pontificado de Juan Pablo II.

Tras ser nombrado Pontífice eligió a Levada para sustituirle. El cardenal estadounidense cumplió 76 años el pasado 15 de junio. La edad de jubilación en el Vaticano es a los 75 años, por lo que ha permanecido un año más al frente del importante dicasterio.

Levada ya había pedido al papa que le sustituye también por motivos de salud.

El purpurado era presidente de la Comisión Pontificia "Ecclesia Dei", que se ocupa de las relaciones con los "lefebvrianos", el grupo tradicionalista cismáticos, de la Pontificia Comisión Bíblica y de la Comisión Teológica Internacional.

Benedicto XVI también aceptó la renuncia a esos cargos, que ocupará Müller, de 64 años, obispo de Ratisbona, la diócesis alemana donde vive el hermano del papa, Georg Ratzinger.

Müller está considerado una persona cercana a Benedicto XVI. Preparó la visita del Pontífice a Ratisbona durante el viaje que realizó a Baviera en septiembre 2006, en cuya universidad el Pontífice pronunció la famosa lección magistral, en la que hablaba de Mahoma, considerada "ofensiva" por el mundo islámico y que desató las iras de los seguidores del Profeta.

El nuevo arzobispo es el encargado de la publicación de todas las obras (la llamada Opera Omnia, de 16 volúmenes) de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI en alemán.

Müller está considerado un admirador y amigo del sacerdote y teólogo peruano Gustavo Gutiérrez, uno de los padres de la "Teología de la Liberación".

En 2008 elogió al peruano en Lima, durante un acto celebrado en la Pontificia Universidad del Perú.