El desempleo en los 17 países de la eurozona alcanzó un nuevo récord en mayo, en momentos en que la crisis financiera tiene al continente a punto de caer en recesión, mostraron el lunes cifras oficiales.

La tasa de desempleo aumentó a 11,1% en mayo, ligeramente arriba del 11% del mes previo, informó la oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat.

Se trata de la tasa más alta de desocupación desde que se formó la UE en 1999 y agregó más urgencia al plan de los países de la eurozona de generar crecimiento económico y recortar la enorme deuda gubernamental.

Durante una reunión cumbre el viernes pasado, los líderes de la zona de la moneda común acordaron un paquete de crecimiento económico limitado, así como medidas para impulsar la confianza en los mercados financieros.

Estas incluyen permitir que el fondo de Europa para el rescate económico auxilie directamente a los bancos, sin incrementar con ello la deuda gubernamental, y no solicitar más dolorosas medidas de austeridad a cambio de rescates para el pago de la deuda soberana.

Los inversionistas vitorearon el desenlace de la cumbre, lo cual desató una racha de compras en los mercados accionarios que, si se mantiene, debería ayudar a impulsar la confianza económica en la eurozona, un paso crucial para que ceda la crisis.

Sin embargo, los datos del desempleo dejan ver la amplitud del desafío que enfrentan los líderes europeos.

La tasa europea de desocupación en mayo es más elevada que la de 8,2% en Estados Unidos y de 4,4% en Japón. Se espera que aumente en los próximos meses ante los pronósticos de que la economía de la eurozona volverá a caer en una recesión este año.

Seis países en la zona del euro, entre ellos España e Italia, ya se encuentran en recesión, definida técnicamente como dos trimestres consecutivos de contracción económica. Sin embargo, el fuerte crecimiento de Alemania ha impedido que la eurozona en conjunto caiga técnicamente en recesión.

En el primer trimestre se estancó la economía de la zona del euro. Muchos economistas creen que se contraerá en el segundo y tercer trimestres, con lo cual caerá de nuevo en recesión.