Un grupo de ciudadanos que luchó infructuosamente contra la reubicación de la Fundación Barnes, la cual incluye decenas de obras de Picasso, Matisse y Renoir, pidió el lunes que su caso se reabriera después de que su ex directora general contradijera las razones que llevaron a su cambio.

La fundación es el hogar de la colección del doctor Albert Barnes, un magnate farmacéutico que murió en 1951. Barnes había estipulado en un fideicomiso que su tesoro de 181 Renoirs, 69 Cezannes, 59 Matisses y 46 Picassos, así como otros miles de objetos valiosos, debían "permanecer exactamente en el lugar en el que están" para siempre, es decir, en Merion, Pennsylvania.

El fideicomiso establecía "muy clara y específicamente que si la Fundación Barnes no podía continuar en Merion, la colección debería ser destinada a una institución de Filadelfia", según el blog de Kimberly Camp, ex presidenta y directora general de la fundación de 1998 a 2005.

"Las cartas de Barnes a sus colegas y amigos hablaban de su interés por que la fundación fuera más accesible para la gente de clase trabajadora después de su muerte", dijo Camp.

Hace unos 10 años la fundación pidió permiso a un juez para que se deshiciera el fideicomiso de Barnes y se permitiera que la colección se reubicara cerca de otros centros culturales de Filadelfia. En el momento argumentaron que la dotación de la fundación se había agotado y que se iría a bancarrota si se quedaba en Merion, que según la fundación limitaba el número de visitantes que podía recibir.

En documentos presentados en la corte el lunes los Amigos de la Fundación Barnes mencionan el blog de Camp.

"La bancarrota no era la razón por la que presentamos la solicitud para cambiar a la fundación de ciudad", decía el mensaje publicado por Camp en su blog el 22 de junio. "Cuando se pidió el cambio, la fundación Barnes tenía un superávit de efectivo y no teníamos deudas. Pero decir eso hizo que el rescate fuera mucho más heroico".

Las declaraciones de Camp son "estremecedoras, porque son totalmente contrarias a la posición e información presentada por la Fundación Barnes durante las audiencias", dijo el abogado de los Amigos de la Fundación Barnes, Samuel Stretton.

El testimonio sobre las finanzas de la fundación estaba en el centro de las audiencias que llevaron a que un juez del condado de Montgomery aprobara su reubicación en 2004, dijo Stretton. Los Amigos de la Fundación Barnes citaron transcripciones de una audiencia de diciembre de 2003 en la que Camp dijo varias veces "no tenemos nada de dinero" al responder preguntas sobre la salud financiera de la fundación, pero no usó específicamente la palabra bancarrota.

En mayo se reabrió la colección en un edificio modernista de 150 millones de dólares en Filadelfia. Los oponentes al proyecto decían que se trataba de un juego de poder de las elites de la ciudad para llevar la afamada colección a ella a pesar de la voluntad de su fallecido propietario.

Se dejó un mensaje a Camp que no fue respondido de inmediato. Las preguntas para la Fundación Barnes fueron remitidas a su consejero legal, quien no respondió de inmediato las llamadas que se le hicieron.

___

En internet:

Fundación Barnes: http://www.barnesfoundation.org

Amigos de la Fundación Barnes:http://www.barnesfriends.org

Blog de Kimberly Camp: http://kimberlycamp.com