Cinco hombres murieron baleados, algunos con tiros de gracia, en una acción que las autoridades atribuyen a retaliaciones entre bandas de narcos y presuntos rebeldes de las FARC por el control de una localidad sobre el Pacífico colombiano, informaron las autoridades el lunes.

Un grupo indeterminado de pistoleros pasada la una de la madrugada del domingo sacó a los hombres desde una casa, los amarraron, los balearon, y algunos recibieron tiros de gracia en la cabeza, dijo telefónicamente el coronel Luis Eduardo Soler, comandante de la policía en el puerto de Tumaco, en el departamento de Nariño y a 605 kilómetros al suroeste de Bogotá.

Cuatro de los cinco muertos tienen antecedentes y eran buscados por pertenecer a la banda de narcotraficantes Los Rastrojos en aquella región del suroeste del país en la frontera con Ecuador, aseguró el oficial. En el ataque hubo también un herido.

Soler dijo que el grupo de narcos y el Frente 29 de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) mantiene una dura disputa por Tumaco, un puerto clave para la salida de narcóticos.

El alcalde de Tumaco, Víctor Gallo, aseguró telefónicamente que en la población de 190.000 habitantes hacen presencia milicias de las FARC, reductos del también rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN) así como Los Rastrojos.

"Somos como una pequeña Colombia" porque en Tumaco tienen presencia y accionan todos los grupos ilegales, dijo el alcalde al resaltar que "tenemos una situación (de seguridad pública) complicada y lo que más nos preocupa es la extorsión".

En una reunión el fin de semana con el presidente Juan Manuel Santos en Pasto, capital de Nariño, el alcalde dijo que solicitaron al gobierno ayuda para colocar cámaras de video en las calles y reforzar las labores de inteligencia policial para prevenir nuevas acciones violentas.

Tumaco fue objeto de un cruento ataque en febrero pasado, cuando presuntos miembros de las FARC dejaron frente a la estación de policía un triciclo-bomba y que mató a seis civiles y tres policías.