Un centenar de los 290 legisladores del Parlamento iraní han planteado una propuesta de Ley de cierre del estrecho de Ormuz, la boca del golfo Pérsico, a los petroleros que transporten crudo para los países que han aprobado sanciones contra Irán, informó hoy la agencia local Mehr.

Según Mehr, el diputado Ebrahim Aga Mohamadi dijo que cien diputados apoyaban la medida en respuesta al embargo total al sector petrolero de Irán que la Unión Europea puso en vigor ayer y las nuevas sanciones al Banco Central iraní aplicadas por EEUU desde el pasado jueves, con el fin de frenar el programa nuclear de Teherán.

El estrecho de Ormuz, con 21 millas en su parte más estrecha y dos canales de navegación de dos millas de ancho cada uno, es uno de los pasos marinos más estratégicos del planeta, pues por esa vía salen de los países del golfo Pérsico los petroleros que transportan alrededor del 20 por ciento del crudo que se consume en el mundo.

Irán ha advertido reiteradamente que cerrará el estrecho de Ormuz, lo que podría tener consecuencias de alcance impredecible, si es agredido por Israel o Estados Unidos, que han amenazado con ataques militares a Teherán si no suspende su programa nuclear.

Otro diputado iraní, Arsalan Fatipur, advirtió ayer, según la agencia local Fars, que sí Irán es atascado, "no permitirá salir ni una gota de petróleo" por el estrecho de Ormuz.

La legislación internacional marítima sobre los estrechos no permite el cierre de estas vías por los países ribereños y un eventual intento de cerrar Ormuz por parte de Irán podría llevar incluso a una conflagración bélica en la región.

Irán está sometido a sanciones de la ONU y también de la UE, EEUU y otros países debido a que algunos gobiernos, con el de Washington a la cabeza, sospechan que el programa nuclear iraní tiene una vertiente militar destinada a fabricar bombas atómicas.

Irán ha negado tener intenciones armamentistas y ha insistido en que su programa nuclear es exclusivamente civil y pacífico.