El escritor peruano Alfredo Bryce Echenique afirmó hoy que nunca para de escribir, a pesar de su "mala fama", y anuncio que tiene títulos para otras tres novelas, durante la presentación en Lima de su última obra "Dándole pena a la tristeza".

El novelista, nacido en Lima en 1939, agregó que "en realidad, la verdad es que no hay nada más aburrido en la vida que soportar una buena reputación", en alusión a las acusaciones de plagio presentadas en su contra desde 2006.

Bryce Echenique dijo que está "fregado (fastidiado)" porque tiene "títulos para dos o tres novelas, más cuatro etapas de memorias", entre sus próximas obras en el futuro cercano.

El autor dedicó todo el verano pasado (inicios del año en Perú) a escribir su nueva novela en una casa de playa, cercana a Lima, en la que afirmó que vivió solo con sus "fantasmas".

"Soy metódico, asustadizo y quiero volver siempre al presente, al pasado y al futuro, algo dificilísimo de hacer", comentó sobre su estilo de creación.

La obra "Dándole pena a la tristeza" es una incursión sentimental en el mundo de una acaudalada y muy limeña familia, los De Ontañeda Tristán, a lo largo de su enriquecimiento por la actividad de la minería y su decadencia.

Según el editor de la novela, Germán Coronado, con este título Bryce alcanzó las 26 obras publicadas a lo largo de sus 44 años en la literatura.

El escritor Alonso Cueto, amigo personal del autor y uno de los comentaristas en la presentación, calificó a la novela de ser "un retrato y protesta", donde se muestra a "muchos personajes peruanos de antes y de ahora, que piensan que el Perú es su universo y viven pendientes de las apariencias".

Cueto subrayó que solo Bryce es capaz de ver el humor en la tragedia y que los lectores "nos reímos de sus personajes, pero vivimos con ellos".

A su turno, el filósofo Federico Camino, amigo de la infancia de Bryce, recordó el que, según su opinión, debe haber sido el primer trago (copa) del escritor cuando ambos eran niños.

Camino contó que su amigo Alfredo se lanzó por el aire para evitar que otro compañero, subido de peso, lo aplastara durante su propia fiesta de cumpleaños y que el choque lo dejó maltrecho.

El padre de Camino, al conocer la hazaña de Bryce, le pidió a su esposa que le pusiera "un poco de pisco (aguardiente) a la chicha morada (refresco de maíz) de Alfredo", para ver si volaba "de nuevo".

La novela de 272 páginas es publicada por editorial Peisa y empezó hoy a ser vendida en Lima.