El asesor de Asuntos Internacionales de la Presidencia de Brasil, Marco Aurelio García, dijo hoy que la adhesión de Venezuela al Mercosur y la suspensión temporal de Paraguay fue una "decisión unánime" de Argentina, Brasil y Uruguay.

García afirmó en un comunicado que la decisión "refleja el consenso político" de los tres países, integrantes del Mercosur junto a Paraguay, y rechazó que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, haya presionado a sus socios del bloque.

El asesor de Rousseff detalló que la decisión de aplazar la adhesión formal de Venezuela al 31 de julio fue una iniciativa del presidente uruguayo, José Mujica.

Según García, Mujica le confirmó hoy que Uruguay va a reafirmar la adhesión de Venezuela en la reunión del día 31, que tendrá lugar en Río de Janeiro.

El Gobierno uruguayo sorprendió hoy al afirmar, a través de su canciller, Luis Almagro, que el ingreso de Venezuela al Mercosur "no es definitivo" y que lo "revisará" jurídicamente.

"Si todo el mundo hubiera estado seguro, Venezuela hubiera entrado el viernes pasado en Mendoza (Argentina). Por algo los países se toman este plazo hasta el 31 de julio", afirmó hoy en Montevideo el canciller Almagro.

En la cumbre del Mercosur celebrada la semana pasada en la ciudad de Mendoza, la presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció que el 31 de julio se concretará el ingreso formal de Venezuela, aprobado en 2006 pero paralizado por la negativa del Senado paraguayo a ratificar el correspondiente protocolo.

Paraguay fue suspendido del Mercosur después de la destitución del presidente Fernando Lugo en un juicio político vertiginoso realizado por el Senado de su país en cerca de 30 horas.