Las fuerzas antinarcóticos de Bolivia erradicaron un récord de 5.098 hectáreas de cultivos de coca en el primer semestre de 2012 y decomisaron 22 toneladas de cocaína y 387 de marihuana, informó hoy el Gobierno del presidente Evo Morales.

El mandatario viajó a la zona central del Chapare para conocer el balance de la destrucción de hojas de coca, materia prima de la cocaína, y allí la Fuerza de Tarea Conjunta, formada por militares y policías, detalló que 4.069 hectáreas fueron erradicadas en esa región y 1.029 en los Yungas, en el departamento de La Paz.

Morales, que sigue siendo líder de los sindicatos de cocaleros del Chapare, destacó esas cifras y dijo que las fuerzas de seguridad cumplieron con su trabajo sin causar heridos ni muertos.

Desde que Morales llegó al poder en 2006, los cultivos de coca en Bolivia subieron de 25.400 a 31.000 hectáreas, según datos de la oficina antinarcóticos de la ONU.

El viceministro de Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, anunció que de enero a junio la policía detuvo a 1.938 supuestos narcotraficantes, incluidos 38 peruanos, 31 brasileños, 20 colombianos, 17 argentinos, 11 chilenos y 7 españoles.

Bolivia es el tercer productor mundial de coca y cocaína, tras Colombia y Perú, y el mayor proveedor de esas drogas para Brasil, Argentina, Chile y otros países del Cono Sur, según la ONU.