El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy a los Gobiernos de todo el mundo una nueva agenda para el desarrollo económico, en la que haya más posibilidades de creación de empleo para los jóvenes.

Ban, durante su intervención de hoy ante el Consejo Económico y Social del organismo (ECOSOC), se refirió a que la modesta recuperación económica que se está produciendo en algunos países no debe ocultar la precaria situación de la economía mundial, en la que los jóvenes tienen escasas oportunidades de empleo.

"Desde una perspectiva a largo plazo, la solución es buscar un nuevo modelo de crecimiento en el marco del desarrollo sostenible y de una mayor cooperación internacional", propuso a los países el secretario general.

Agregó que encaminar la economía global hacia la senda del crecimiento y de la creación de empleo "requerirá de acciones firmes y el coraje de tomar decisiones difíciles".

"La adopción de medidas a corto plazo ha servido para ganar tiempo, pero no ha resuelto las disfunciones económicas subyacentes", afirmó Ban, que señaló que "la recuperación no es solo cuestión de ajuste macroeconómico, también lo es de desarrollo".

El máximo responsable de naciones Unidas urgió a los miembros del Consejo Económico y Social a buscar una nueva agenda concreta de desarrollo más allá de 2015, fecha en que vencen los plazos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Por su parte, el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el chileno Juan Somavía, consideró como un fracaso el modelo de crecimiento y globalización, ya que ha provocado niveles inaceptables de desempleo, especialmente entre los jóvenes.

El director general de la OIT, que también intervino ante el ECOSOC, se refirió a que ese modelo de crecimiento ha generado a su vez un estancamiento de la inversión productiva y un aumento de la desigualdad.

Somavía recomendó a los países que revalúen algunas de sus políticas y diseñen otras más robustas para fomentar la capacidad productiva, y al mismo tiempo generar mayores oportunidades de empleos que protejan el ingreso de las familias trabajadoras.

También propuso la puesta en práctica del Plan de Acción sobre la Crisis del Empleo de los Jóvenes, ya adoptado por la OIT en junio pasado, y que plantea estrategias integrales para los jóvenes.

Respecto a la recién concluida Conferencia de la ONU sobre el Desarrollo Sostenible o Río+20, ya que tuvo lugar en Río de Janeiro, el responsable de la OIT la calificó de "positiva" porque incluyó asuntos del sector empleo que no habían sido tratados en conferencias anteriores.

"Por lo menos en temas como las cooperativas, como la agenda de empleo decente, la globalización, todos fueron abordados, cosa que no ocurrió hace 20 años atrás", señaló Somavía.

Por su parte, el presidente del Consejo Económico y Social, el embajador de Eslovaquia, Milos Koterec, se refirió a los 205 millones de desempleados que hay en el mundo.

"Aunque el fracaso a la hora de crear empleos a nivel global y de tener un crecimiento económico sostenido supone daños muy grandes para todos, son los más pobres los que sufren más, y de entre ellos sus mayores víctimas son los jóvenes y las mujeres", dijo Koterec.

Varios países participaron en el arranque del ECOSOC, entre ellos Ecuador, que estuvo representado por el excanciller y actual secretario nacional de Planificación y Desarrollo, Fander Falconí, que vino a exponer "la calidad del trabajo" en su país y el "liderazgo" que éste puede mostrar a otros país en materia de empleo, según explicó en declaraciones a Efe.

"Hay logros significativos que queremos compartir: se ha eliminado toda forma de precarización y hay una política diseñada para reducir el trabajo infantil, con resultados concretos", dijo Falconí, quien subrayó que la incidencia del trabajo infantil pasó del 17 % en 2006 al 5,8 % en 2011.

La conferencia del ECOSOC, que se prolongará hasta el 9 de julio, reúne a más de 500 delegados, incluyendo representantes ministeriales y dirigentes de grupos de la sociedad civil, así como a instituciones internacionales y al sector privado.

La reunión de ese órgano de Naciones Unidas se centra en las maneras de reforzar la capacidad productiva de los países, así como la cooperación al desarrollo y la creación de puestos de trabajo.