Si ve a Alec Baldwin, mejor tenga cuidado.

El actor de 54 años tiene una personalidad voluble, según él mismo confiesa a la revista Vanity Fair. Esto lo lleva a comportarse "de manera poco razonable" e "infantil", dice, reconociendo que a menudo rechazó a ciertas personas en Hollywood.

Eso no es todo. También está su reciente encontronazo con un fotógrafo de un periódico en Nueva York. Y en la historia de Vanity Fair revela ciertas fantasías truculentas de cómo habría eliminado al abogado de su esposa ("con un bate de béisbol") y a Harvey Levin, el productor de TMZ que en 2007 expuso un mensaje de voz que Baldwin le había dejado a su hija, reprendiéndola.

Baldwin dice de Levin: "Quería clavarle un cuchillo y destriparlo y matarlo, y que diera su último respiro viéndome a los ojos".

Pero el recién casado actor, quien el sábado desposó a la instructora de yoga Hilaria Thomas, arrojó esperanzas de que podrá mantener su ira bajo control.

"Uno debe dejar pasar las cosas", dijo. "Con el tiempo suficiente, las heridas sanan".

___

En Internet:

http://www.vanityfair.com/